Hospitales Tras finalizar sus obras

El Hospital Regional de Málaga pone en marcha la nueva Unidad de Atención al Ictus

— Málaga 12 Feb, 2018 - 5:12 pm

La Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía ha anunciado que el Hospital Regional de Málaga concluyó las obras de la Unidad de Atención al Ictus, una mejora que “duplica” su capacidad y la convierte “en la de mayor tamaño de Andalucía” para atender los accidentes cerebro-vasculares en fase aguda.

La nueva Unidad dará soporte a todos los tratamientos emergentes del ictus hasta el máximo grado de complejidad, representado por la trombectomía mecánica en el marco del Plan Ictus. Esta última se trata de un procedimiento que consiste en la extracción mecánica, a través de un acceso arterial periférico, de un coágulo, situado en una arteria cerebral, en el plazo máximo de seis horas desde el inicio de los síntomas.

Estos procedimientos exigen una perfecta coordinación entre los profesionales de los diferentes dispositivos y especialidades que participan en el Plan Ictus, que incluye los Servicios de Urgencias extrahospitalarios, Atención Primaria, Emergencias Sanitarias 061, Urgencias hospitalarias, Neurología, Anestesiología, Cuidados Intensivos, Neurocirugía y Neurorradiología Intervencionista.

Sobre el objetivo de las Unidades de Atención a los pacientes que sufrieron un accidente cerebro-vascular agudo o ictus, la cartera sanitaria del Gobierno de esta comunidad autónoma subraya que es “reducir el impacto que se produce en la vida diaria de los pacientes afectados por esta patología, contribuyendo a una mejor y más rápida recuperación”.

Intervención precoz

Por ello, la nueva Unidad de Ictus del Hospital Regional de Málaga está concebida como una Unidad de Cuidados Intermedios de “alta tecnología específicamente diseñada para la asistencia a los pacientes con ictus en fase aguda”, matiza la Administración sanitaria regional.

Este nuevo departamento esta formado por ocho puestos de atención dotados de un sistema de monitorización multiparamétrica no invasiva, que permitirá el control permanente de sus funciones vitales; un sistema de video-vigilancia que posibilita el acceso visual desde el control de Enfermería y desde el despacho médico; y un sistema de holter ECG sin cables, un dispositivo que graba de forma permanente los latidos del corazón.

Según los datos registrados por el Hospital Regional de Málaga, cada año atiende a cerca de 800 pacientes con ictus, de los que cerca de 600 son isquémicos y unos 200 son hemorrágicos. En este contexto, la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía destaca que la intervención precoz en la atención permite recortar minutos, algo “vital”, ya que “disminuye de forma dramática el número de neuronas perdidas y las secuelas”.

Deja un comentario