Punto de vista cambios en el abordaje del tabaquismo

Hacia la reducción del daño en tabaquismo

El abordaje del tabaquismo está experimentando un cambio paradigmático en todo el mundo, como se pone de manifiesto en este trabajo

El tabaquismo constituye un importante problema de salud pública y una de las principales causas de muerte prematura y discapacidad. Aunque la prevalencia del tabaquismo ha disminuido en muchos países, en el mundo continúan fumando más de mil millones de personas. A pesar de que muchos fumadores desean dejar el hábito, los índices de abandono a largo plazo siguen siendo muy bajos.

Para ello, es importante seguir motivando y ayudar a las personas a dejar de fumar, si bien parece razonable buscar otras formas de reducir el daño, como estrategia secundaria para mejorar la salud de los fumadores.

Medida complementaria

El uso de cigarrillos electrónicos y las terapias de sustitución con nicotina como alternativa al consumo de tabaco

Muchos expertos en salud pública abogan por la puesta en práctica de políticas de reducción de los efectos nocivos del tabaco como medida complementaria. El Real Colegio de Médicos del Reino Unido, en su informe actualizado, recomienda, en interés de la salud pública, promover el uso de cigarrillos electrónicos y las terapias de sustitución con nicotina (TSN) lo más ampliamente posible como alternativa al consumo de tabaco.

Asimismo, la FDA ha anunciado recientemente un nuevo marco regulatorio para el tabaco. Su estrategia se apoya en dos pilares fundamentales: la reducción de la nicotina de los cigarrillos convencionales y la apuesta por alternativas innovadoras menos dañinas. Dicha apuesta contempla la reducción del daño a través de una categoría de Productos del Tabaco de Riesgo Modificado.

Nuevo marco

El uso de estrategias de reducción del daño en el tabaquismo es controvertido. El fundamento de éstas es la utilización de alternativas en las que el consumo de nicotina se produzca de una forma menos dañina.

Una de las principales preocupaciones relacionadas con las alternativas menos perjudiciales es que podrían considerarse atractivas para iniciarse en el hábito, o que los ex fumadores sufran una recaída al considerar aceptables los riesgos, contribuyendo así a que no disminuyera la prevalencia del tabaquismo. Sin embargo, en algunos países la disponibilidad y uso de alternativas menos nocivas ha contribuido a una baja prevalencia del tabaquismo. Este es el caso de Suecia, que gracias al snus (tabaco oral) cuenta con unas incidencias muy bajas en tabaquismo y en cáncer de pulmón.

El abordaje del tabaquismo está experimentando un cambio paradigmático en todo el mundo. Por primera vez hablamos de que entre la prevención y la cesación existiría un nuevo marco, que contempla alternativas que permiten llegar a aquellas personas que no pueden o no quieren dejar de fumar.

José María Recalde

Ex director de CADIME (Agencia de Evaluación de Tecnología Sanitaria de Andalucía). Consultor del Plan Andaluz de Salud. Consultor Temporal de la Organización Mundial de la Salud en Información de Medicamentos

Deja un comentario