Política y Sociedad En una carta enviada a los socios

Juan Ignacio Güenechea denuncia la “obstrucción sistemática” a su Presidencia de Cofares

El presidente del Grupo Cofares, Juan Ignacio Güenechea, ha cumplido con su intención de enviar una carta a todos los socios de la distribuidora farmacéutica, a los que relata la “obstrucción sistemática” que considera sufre desde su nombramiento como presidente hace seis meses, en especial en lo referente a la investigación sobre la presunta distribución irregular de la vacuna Bexsero, así como denuncia que lo que rodea a su posible cese como presidente de la compañía son hechos que “no son casuales ni circunstanciales”.

Juan Ignacio Güenechea

Juan Ignacio Güenechea

“Tal y como manifesté en mi programa electoral y en la toma de posesión como presidente, los principios que guiarían mi gestión, además de la lógica búsqueda de la excelencia empresarial y la estabilidad de la cooperativa, pasaban por la independencia, la transparencia y la participación de los socios en la marcha de la cooperativa, así como el compromiso decidido con la defensa de nuestro modelo de oficina de Farmacia”, plantea Juan Ignacio Güenechea como contexto.

Por ello, continúa el máximo representante del Grupo Cofares, una de sus primeras propuestas al Consejo Rector fue “encargar al órgano de intervención de la cooperativa la exhaustiva investigación sobre la presunción de prácticas incorrectas que implicaban a determinados proveedores y –lo que es más grave– a directivos de la cooperativa”.

“Estas supuestas prácticas ya habían sido indagadas por la anterior Presidencia, con la conclusión de su inexistencia, sin embargo, algunas personas continuaban manifestando dudas al respecto. Los interventores han dispuesto de todo el soporte necesario para la ejecución de estas investigaciones y próximamente se dispondrá de su preceptivo informe”, detalla el presidente de Cofares.

Es en este punto, según Güenechea, cuando “un grupo de consejeros adopta una postura de obstrucción sistemática a todas las iniciativas de esta Presidencia, incluso en abierta contradicción con decisiones tomadas anteriormente”. “A lo largo de estos meses no he recibido ni una sola propuesta constructiva”, lamenta.

Antecedentes al conflicto

“En el mes de octubre se intenta imponer en forma de acuerdo parasocial y sustrayendo del debate preceptivo en el seno del Consejo Rector una serie de medidas que incluyen rescisiones de contratos y el despido del director general, sin ninguna justificación real y con absoluta falta de respeto al trabajo en curso de los interventores -fundamental para la formación de criterios al respecto- y que suponen un daño cierto para la empresa en términos económicos y operativos”, relata Güenechea en su escrito.

Tras una serie de denuncias coincidentes en el tiempo sobre irregularidades en la distribución de la vacuna Besxero, se encargó al Comité de cumplimiento normativo que realizara una investigación en profundidad sobre este tema. El resultado fue un informe en el que se pone de manifiesto la existencia de comportamientos “inaceptables” por parte de determinados ejecutivos que “favorecen indebidamente a algunas farmacias en la asignación del producto”, prosigue el presidente del Grupo Cofares.

“Estos comportamientos  -de carácter puntual y minoritario, sin que se pueda hablar de ninguna trama organizada como ha sugerido algún medio de comunicación- implican a algunas farmacias, cuyos titulares ostentan cargos orgánicos en la cooperativa”, asegura el presidente de Cofares.

Un desarrollo “preestablecido”

“Sorprendentemente, un sector del Consejo Rector se opone a tomar las medidas disciplinarias sugeridas por el comité de cumplimiento, incluso a continuar con las investigaciones hasta el esclarecimiento total de los hechos. Ello provoca que los interventores soliciten la convocatoria de una Asamblea General Extraordinaria para tratar este tema y que es coincidente con la solicitud realizada por un consejero y cuyo contenido –cese de la actual Presidencia– se explicita en el Consejo Rector del pasado 20 de diciembre”, concluye Güenechea en su exposición.

“En todo caso, estos hechos no son casuales ni circunstanciales y obedecen a un desarrollo preestablecido cuyo colofón es la situación actual”, critica Güenechea, que asegura que defiende que “las decisiones personales e institucionales deben estar basadas en los principios de justicia, veracidad y racionalidad”. “La imposición de medidas arbitrarias basadas en suposiciones, rumores o aspiraciones individuales no pueden marcar ni los comportamientos personales, ni las decisiones empresariales. Es inaceptable y supone un daño irreparable para los intereses colectivos”, determina.

Deja un comentario