Política y Sociedad

Gobierno y colegios médicos de Castilla y León lucharán juntos contra las agresiones a sanitarios

Según la información aportada por la Consejería de Sanidad, ambas instituciones se encuentran implicadas desde hace años en dar solución a la lacra de la violencia en el ámbito sanitario y desarrollar actuaciones paralelas en múltiples campos, tanto preventivas como posteriores a la agresión. Este convenio pretende, por tanto, incidir en los esfuerzos para la consecución del objetivo común de reducir el riesgo y eliminar, o cuando menos reducir, los efectos negativos en los facultativos y en el servicio esencial que prestan a los ciudadanos.

 

Los datos analizados en el último Observatorio de Agresiones al personal de la Gerencia Regional de Salud, compuesto por 9.600 profesionales, revelan que un total de 86 facultativos fueron agredidos en el primer semestre de 2011 -el 38% del total-, incidentes que en un 13% fueron con violencia física. El registro indica, además, que el mayor porcentaje de agresiones lo sufre el colectivo médico de Atención Primaria. Por provincias, Valladolid, León y Salamanca, por este orden, son las que más agresiones registran. Las que menos, Ávila, Palencia, Zamora y Segovia. Destaca Soria, con cero agresiones.

Gobierno y colegios médicos de Castilla y León lucharán juntos contra las agresiones a sanitarios

Aspectos a promover

 

1.- Formación del facultativo. Se potenciará la convocatoria anual de cursos relativos a la prevención de agresiones y habilidades de comunicación dirigidos a médicos de la Gerencia Regional de Salud.

 

2.- Campañas de sensibilización. Dicha Gerencia y el Consejo de Colegios Médicos de Castilla y León estudiarán la posibilidad de realizar campañas de concienciación específicas dirigidas a los ciudadanos.

 

3.- Comunicación del suceso agresivo. La firma del convenio marco supuso la creación del registro de agresiones a facultativos, RAF, gestionado por el Consejo, el cual se nutrirá de los datos sobre agresiones a médicos de otros registros existentes, como por ejemplo el que gestiona SACYL. Conocer la realidad de los incidentes servirá para adoptar medidas preventivas y correctoras que eviten su repetición.

 

4.- Defensa jurídica. Se pretende dotar al profesional de los mejores recursos legales para acudir a la vía judicial penal contra los agresores, garantizándole la representación y asesoramiento jurídico tanto por la Gerencia Regional de Salud como por los colegios de médicos. En esta línea se continuará colaborando con la Fiscalía para la calificación de los hechos, cuando sea posible, como delito de atentado a funcionario público.

 

5.- Apoyo psicológico. El convenio prevé la posibilidad de utilizar el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo, PAIME, para la atención psicológica de los médicos que sufran una agresión y así lo requieran.

 

Deja un comentario