Política y Sociedad

Gerentes de hospitales auguran cambios profundos en estructuras y política de personal tras la crisis

Hasta 40 directivos hospitalarios de toda España comparten experiencias estos días en el taller sobre gestión sanitaria en tiempo de crisis organizado por Novartis. César Pascual, recién nombrado gerente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander), resumió en rueda de prensa el sentir mayoritario: “Hemos tenido crisis antes, pero después de esta, que es la más grave, ya nada va a ser igual en materia de recursos humanos. En este escenario, los instrumentos de los que disponemos no nos sirven para gestionar”. Su diagnóstico es que los centros hospitalarios tienen que adaptarse a una población con más incidencia de problemas crónicos, a unos trabajadores mayores que conviven con los nuevos, más jóvenes y con otras prioridades profesionales y vitales, y a unas tecnologías sanitarias que no sólo han modificado la asistencia, sino también las formas de compartir la información.

 

Ampliar los horarios de los hospitales

 

En su opinión, la actual reglamentación estatutaria del personal sanitario puede interpretarse de forma más abierta, “porque en ningún sitio del estatuto se dice que sólo se debe trabajar por las mañanas o que no se trabaja los sábados. Nos cuesta utilizar estas herramientas para cambiar las funciones”, afirmó; si bien reconoció la necesidad de desarrollar políticas personalizadas, en atención a la tradición y cultura propias de cada centro. José Manuel González, gerente del Complejo Hospitalario de Pontevedra, abundó en esta idea, apostando por una mayor flexibilidad de los horarios. “Los hospitales no pueden estar cerrados las tres cuartas partes del tiempo”.

 

Disminuyen las bajas laborales

 

González apostó por dar mayor flexibilidad a la contratación, más en función de competencias o de perfiles necesarios para el centro, que de especialidades, al tiempo que reclamó una mejor gestión de las bajas por incapacidad temporal, “una carga tremenda que los hospitales no pueden soportar”, aseguró. A este respecto, una inesperada epidemia de productividad parece haber instalado la crisis en los hospitales españoles, porque tanto el gerente de Pontevedra como el del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), Xavier Corbella, informaron de una drástica disminución de las IT en sus respectivas comunidades a lo largo de los dos últimos años. A juicio de Corbella, sería necesario un cambio de la ley actual “que casi favorece la IT, porque paga hasta 18 meses, con lo que el trabajador no tiene ningún incentivo para volver”.

 

César Pascual, Xavier Corbella y José Manuel González

César Pascual, Xavier Corbella y José Manuel González

Implicación de los trabajadores en el gasto

 

Al parecer, las dificultades económicas por las que atraviesa España están facilitando en los hospitales hacer cosas que, hace poco tiempo, no se podían ni siquiera hablar. Está resultando más fácil el movimiento de personal en el interior de los centros, dicen los gerentes, mientras un estudio presentado en las jornadas muestra mayor implicación de los trabajadores en el control del gasto, hasta el punto de que han disminuido los costes por unidad asistencial en la mayoría de los centros, según explicó Xavier Corbella.

 

Riesgos compartidos con proveedores

 

Los recursos humanos suponen entre un 60 y un 70 por ciento de los presupuestos hospitalarios, seguidos, y creciendo, por la factura en tecnologías y medicamentos, especialmente los más innovadores. Por ello, según indicó José Manuel González, se estudia la posibilidad de establecer una nueva relación con las empresas proveedoras de forma que compartan el riesgo con el hospital comprador. Es decir, si un medicamento o una tecnología no demuestran la eficacia esperada al cabo de un tiempo, la empresa devolvería parte del importe desembolsado. La retirada de fármacos por falta de resultados no es extraña. Esta misma semana lo ha hecho una compañía con un medicamento en el mercado desde 2001.

 

Sin evolución de los modelos de gestión

 

Los gerentes también demandan una mayor coordinación en la cartera de servicios y sistemas de información del Sistema Nacional de Salud, en aras de poder comparar resultados, que, por el momento es imposible hacer con los distintos modelos de gestión implantados en las 17 autonomías, sobre la base de una financiación pública. Xavier Corbella cree “la gran asignatura pendiente”, es precisamente, evaluar el resultado de estas fórmulas diferentes en cuanto a los resultados para la salud de los ciudadanos. “Es una deuda que tiene el sistema. Este sería un buen momento para hacerlo y generar uno que sea bueno”.

 

Deja un comentario