Política y Sociedad

FUINSA estima en 1.400 millones de euros las pérdidas del Estado por el recorte farmacéutico

Antón Herreros, Emili Esteve, Juan Ig. Güenechea, Alberto García Romero y Serafín Romero

Antón Herreros, Emili Esteve, Juan Ig. Güenechea, Alberto García Romero y Serafín Romero

La Fundación para la Investigación en Salud (FUINSA) ha celebrado el jueves en el Colegio de Médicos de Madrid su XXXV Jornada que, en esta ocasión, ha reunido a los diferentes sectores afectados por el nuevo Real Decreto 9/2011. Bajo el título Impacto del RD-Ley 9/2011 de Reducción de Gasto Farmacéutico en el sector: amenazas y oportunidades, representantes de Comunidades Autónomas y de colectivos de médicos, farmacéuticos, distribuidoras farmacéuticas, medicamentos innovadores, genéricos y productos sanitarios han dado su punto de vista sobre el impacto de la nueva Ley.

Prescriptores independientes

Serafín Romero, Secretario General del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos insistió en que el médico se debe a su paciente y debe atenderle con independencia y garantía de calidad y, para que esto siga ocurriendo con la nueva norma, se deberá conseguir una unión del sector sanitario.

Alberto García, Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, trató de buscar una oportunidad a este Real Decreto, afirmando que las farmacias llegarán a acuerdos con los laboratorios, consiguiendo precios más competitivos y generando menos stocks, aunque mostró su descontento por la falta de acuerdo de todas las partes para que “la Administración deje de jugar con el sector farmacéutico”.

Poco esperanzadoras fueron las palabras de Juan Ignacio Güenechea, Vicepresidente de Cofares, quien consideró que “la sostenibilidad del modelo de distribución farmacéutica está seriamente amenazada con esta Ley” y que “las políticas farmacéuticas basadas exclusivamente en actuar sobre la oferta están agotadas”.

Preservar la prescripción de las marcas

Farmaindustria, a través de su Director Técnico, Emili Esteve, subrayó el calado que tienen para el sector las medidas de política farmacéutica contenidas en dicha norma, y los cambios estructurales que generará, modificando muchas de las reglas existentes. Además, entendió que con las nuevas medidas no se conseguirá solucionar los problemas de la Sanidad. En un análisis más detallado de algunas de estas medidas, hizo hincapié en la importancia de mantener la prescripción por marca y la obligatoriedad del farmacéutico de dispensar por marca (salvo las excepciones legales), cuando las presentaciones han bajado a precio menor, insistiendo en que, a su juicio, la prescripción por principio no aporta ventaja económica alguna para el sistema sanitario pero sí potenciales inconvenientes para el paciente y el prescriptor.

Deja un comentario