Política y Sociedad va a permitir diferenciar los centros excelentes de aquellos otros que no lo son

Los fisioterapeutas de Madrid ya tienen una norma para garantizar su calidad y evitar el intrusismo

— Madrid 8 Feb, 2018 - 10:42 am

El año 2018 ha comenzado para la Fisioterapia de la Comunidad de Madrid con la posibilidad de obtener una certificación que garantice a los pacientes la calidad de los servicios del profesional al que acuden y a los fisioterapeutas el tener una herramienta para evitar el intrusismo en la profesión, gracias a la implementación de una nueva norma de calidad por parte del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la región (CPFCM).

José Santos

José Santos

Si la presentación de esta certificación se realizó el pasado 15 de diciembre de 2017, tras un mes del nuevo año ya se puede hablar de que los fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid cuentan con unas normas específicas, que no existían hasta el momento, que quieren unificar criterios de calidad para dar un mejor servicio e imagen a los clientes.

Según el secretario general del CPFCM, José Santos, esta nueva norma “va a permitir diferenciar los centros excelentes de aquellos otros que no lo son”. “Tiene por objeto establecer los principios básicos que requiere el ejercicio profesional de la Fisioterapia en su vertiente clínica desarrollada en un centro con acreditación sanitaria de Fisioterapia o en otros entornos (domicilio, empresa)”, explica.

Más madurez en la profesión

Se trata de un proyecto que quiso poner en marcha la institución ya en el 2003, pero tras un primer desarrollo se prefirió esperar a que la profesión “tuviera mayor madurez y cultura de calidad”, detalla José Santos, que apunta que esto se consiguió “trabajando por dar a conocer a la sociedad la labor que realiza la Fisioterapia y darla a conocer al resto de la comunidad sanitaria”, así como tratando de “hablar en el mismo lenguaje científico para demostrar la efectividad de los tratamientos de Fisioterapia, siendo indispensable para ellos el registro de datos e indicadores”.

En este tiempo se investigó en otras autonomías sobre manuales de buenas prácticas y codificación de actos en Fisioterapia, entre otras cuestiones, pero “ha sido en esta legislatura de la actual Junta de Gobierno cuando se puso como objetivo la creación de esta norma sectorial y la posibilidad de poder certificarse ya sea para centro de un solo fisioterapeuta, para centros medianos o grandes o centros de fisioterapia con más de 10 fisioterapeutas en plantilla”, destaca Santos. Además, la intención es que no sólo sea posible para los centros de Fisioterapia de la Comunidad de Madrid, sino para cualquiera de España que así lo solicite y consiga cumplir los requisitos objeto de la certificación.

Además de para garantizar que las personas que atienden un problema de Fisioterapia tienen la titulación universitaria mínima exigida para la práctica de la profesión, esta norma también pretende evitar el intrusismo profesional y la “feroz competencia desleal que existe en España”, según señala Santos, que explica este intrusismo en la falta de un control de actos sanitarios realizados en centro no sanitarios, como centro de masaje, peluquerías, centro de osteopatía y quiropraxia no regentados por sanitarios.

“Al acudir a un centro de Fisioterapia que tenga este certificado de calidad, además de tranquilidad, el usuario tendrá aún más confianza de que el profesional que le está atendiendo lo hace bajo un procedimiento riguroso y comprometido con la mejora continua dedicado a dar la mejor atención posible durante su estancia en el centro y en el que paciente realmente es el eje del proceso”, asegura el secretario general del CPFCM.

No es obligatoria sino una oportunidad

noticia_1383_1Respecto a la norma, y según describe la entidad colegial, no valora la técnica ni la capacitación profesional. “Se trata más de cambiar algunos hábitos de trabajo, en beneficio de la atención al usuario, que de exigir unos medios técnicos o humanos por encima de los que ya son habituales en la mayoría de los centros”, explican desde la organización colegial.

Además no es obligatoria, aunque Santos recuerda que “supone una oportunidad que permite diferenciarte de la competencia”. “Ya no sólo valdrá diferenciarte por la cartera de servicios, sino que el paciente ante un mismo servicio ofrecido, tendrá en cuenta otros factores que le puedan dar confianza, como pueda ser tener su servicio certificado por su Colegio Profesional”, enfatiza.

Para este miembro del Colegio de Fisioterapeutas madrileño, también es “una oportunidad para los trabajadores de mejorar sus condiciones laborales, dado que los centros de Fisioterapia certificados con este sello de calidad deberán gestionar los recursos humanos, donde se podrá evidenciar que se establece una relación laboral con los requisitos que establece la ley y evitar situaciones de falso autónomos”. “Además, facilita y favorece la formación continua de los trabajadores, que es otra de las reivindicaciones del colectivo por la dificultades que ponen algunos empresarios para facilitar la formación continua de sus trabajadores fisioterapeutas”, agrega.

La norma, paso a paso

La certificación se renueva anualmente, mediante una visita de auditoría realizada por un auditor experto seleccionado conjuntamente por el CPFCM y la entidad de certificación ACCM, en la que verificará el cumplimiento de las normas de calidad correspondientes al nivel escogido por el centro. Sin embargo, la validez de la certificación es de tres años. El único requisito para acceder a la certificación es pertenecer al Colegio como centro y que todos los profesionales que trabajen en el mismo estén colegiados.

logo certificacion_Los apartados que se evalúan son las relaciones con el usuario (precios y presupuestos, atención al usuario, información del usuario, derechos del usuario, gestión de sugerencias y reclamaciones, satisfacción del usuario); el proceso administrativo (citación y acogida, cierre del proceso asistencial, gestión del absentismo); el proceso de intervención de Fisioterapia (proceso de primera consulta, proceso de tratamiento, proceso de alta); las instalaciones; los recursos humanos; la gestión de los servicios subcontratados; la gestión de equipos; la gestión de los proveedores y compras; el seguimiento de los procesos (indicadores); la gestión de la documentación de calidad; y el control de los registros.

Para solicitar la certificación sólo hay que cumplimentar el formulario de la página web del CPFCM y, una vez solicitado, desde el Colegio se pondrán en contacto con el centro para planificar la visita de la auditoría inicial. Tras ésta, se emitirá el correspondiente informe, en el que se solicitarán las acciones de corrección necesarias si fuera pertinente. Una vez solucionadas, se examinará la documentación por parte de la Junta de Gobierno del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, que es quien otorgará las certificaciones a los centros.

Deja un comentario