Política y Sociedad

Fernández Lasquetty desvincula el Plan de Ordenación de Recursos Humanos de la externalización /privatización

 Javier Fernández Lasquetty y Armando Resino
Javier Fernández Lasquetty y Armando Resino

Fernández Lasquetty aprovechó la rueda de prensa para salir al paso de las acusaciones de que está siendo objeto la Consejería de Sanidad por parte de algunas organizaciones profesionales, con especial referencia a las provenientes de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem), a la que el consejero quitó legitimidad ya que no han concurrido a ningunas elecciones y que por tanto “no representa a los trabajadores”.

 

Un plan que afecta a sanitarios y no sanitarios

 

No es la primera vez que el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid insiste en que el Plan de Ordenación de Recursos Humanos no establece ninguna medida nueva, sino “que viene a desarrollar un conjunto de normas ya existentes y vigentes” y cuyo objetivo, aseguró, es gestionar de manera más eficiente a los profesionales sanitarios que trabajan en el Sistema Madrileño de Salud; una puntualización importante al respecto es su compromiso de completar el citado Plan “previa negociación con la mesa sectorial”. Uno de los puntos que destacó del mismo es el análisis exhaustivo de la plantilla del actual Servicio Madrileño de Salud (Sermas), tanto por centros asistenciales, como por un análisis atendiendo a los tramos de edad del conjunto de los profesionales y en particular a las especialidades médicas. También enfatizó que el Plan afecta a todo el personal, tanto sanitario como no sanitario.

 

A lo largo de la rueda de prensa, en diversas ocasiones el consejero se mostró muy agradecido con los sindicatos que componen la mesa sectorial y que durante 11 días de trabajo diario habían aportado muchas propuestas que habían sido incluidas en numerosas cláusulas, “en muchas ocasiones garantistas en lo que a jubilación y valoración para los traslados se refiere”; en este sentido destacó la voluntad de SATSE de llegar a acuerdos, las legítimas discrepancias de otros sindicatos y la decisión de USAE y de UGT de someter la aprobación o no del Plan a consultas internas.

 

La posibilidad de prolongar la vida laboral

 

El director general de Recursos Humanos, Armando Resino, reveló que una de las cuestiones más controvertidas y que les llevó 3 ó 4 días de discusiones con los componentes de la mesa sectorial fue el de la jubilación a los 65 años de edad, y aclaró al respecto que este punto del Plan de Ordenación de Recursos Humanos solamente afectaba al personal estatutario, “ya que el resto de la plantilla se regula por normativa propia como es el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Función Pública”; aunque una de las posibilidades más interesantes es que ese personal estatutario pueda prorrogar su edad de jubilación, en un 30 por ciento de los casos, y siempre que cumplan una serie de requisitos y responda a las necesidades de la organización, tal como establece la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid para 2013. Hay que puntualizar que la prolongación del servicio activo es renovable hasta los 70 años de edad.

 

La jubilación, la prórroga y las vacantes

 

Más tarde, en la ronda de preguntas, indicaron que los médicos de entre 60 y 64 años de edad son 1.215 que se jubilarán en los próximos 5 años; a los que hay que añadir 625 que ya han cumplido la edad de jubilación; más 238 que lo harán el presente año. Y en cuanto a las sustituciones de esas vacantes, tanto Fernández-Lasquetty como Resino aseguraron que no tienen aún una cifra, ya que no disponen del cómputo de cuantos se van a acoger a la prórroga.

 

Entre las condiciones a tener en cuenta para solicitar la citada prórroga estarían las necesidades de profesionales en el área funcional correspondiente, la relevancia de las técnicas sanitarias que realiza el solicitante y el grado de participación en proyectos de mejora de la eficiencia, entre otras. En lo referente a los profesionales que ejerzan jefatura se valorará además la dirección de proyectos en ejecución de interés estratégico, así como la evolución del Servicio.

 

De exhaustiva se puede considerar también la memoria sobre la trayectoria profesional que han de presentar los solicitantes que quieran prolongar su edad laboral, tanto en especialidades como en Atención Primaria o, incluso, para el personal del Summa 112, que deberá incluir el número de asistencias prestadas durante los últimos doce meses, además del porcentaje de resolución “in situ”.

 

En cuanto al factor movilidad el consejero Fernández Lasquetty puntualizó que cada hospital tiene un procedimiento distinto y de lo que se trata es de homogeneizarla.

 

Distintos tipos de movilidad

 

Por su parte Armando Resino clasificó los distintos tipos de movilidad en forzosa, voluntaria, la de concurso de traslados, las de comisiones de servicio (entre instituciones sanitarias con alianzas estratégicas), por razones de salud, por violencia de género o como consecuencia de agresiones en el lugar de trabajo. Una apreciación importante por parte de Fernández Lasquetty es que la futura externalización de los ser vicios sanitarios se desvincula totalmente del citado Plan.

 

En una nueva intervención el consejero de Sanidad alabó el nivel de los profesionales de la sanidad y aseguró que en Madrid había aumentado este colectivo porque es donde se habían dado mayores ofertas de empleo.

 

La externalización y el nuevo Plan

 

Tras comentar las virtudes de la nueva estrategia, Fernández Lasquetty aseguró que a algunas entidades les había dado por entorpecer el proceso diciendo que el nuevo Plan favorece la externalización y tras negarlo rotundamente aseguró: “la hubiéramos hecho de todas formas”; tras lo cual expresó su deseo de que siguieran trabajando los que lo estaban haciendo ahora y que además da la posibilidad de que se quede un 30 por ciento más de “los más valiosos” (refiriéndose a la prórroga de la jubilación). Una vez más se refirió Lasquetty a que la externalización afecta solo a los servicios no sanitarios; en este sentido puso como ejemplo los hospitales de Getafe y Leganés que tienen externalizados estos servicios desde los años 80 y que son: limpieza, lavandería, cocina y mantenimiento.

 

Sindicatos sin legitimidad

 

Fernández Lasquetty quitó legitimidad a Afem, ya que los sindicatos tienen la legitimidad de representar a los trabajadores tras haberse sometido a elecciones, hecho “que no tiene coherencia”, ya que ellos no se han querido presentar, prosiguió. En cuanto a la intención de Afem de judicializar el conflicto, Lasquetty respondió que cada uno es muy libre de hacer lo que quisiera pero que, “para unas cosas, quieren moverse en el plano jurídico y para otras lo niegan”.

 

En cuanto a la preocupación por la renovación de los contratos a los eventuales respondió el consejero que dependerá de las necesidades del servicio de cada centro y, naturalmente, del presupuesto, ya que hay que cumplir con los objetivos de ahorro, pero aseguro “que la mayoría continuarán”.

 

Falsas y disparatadas acusaciones

 

Queriendo salir al paso de las acusaciones de las derivaciones de pacientes de la pública a la privada aseguró que no responden a la realidad; se refirió a que en 2012 se habían practicado en el Gregorio Marañón 420.000 intervenciones quirúrgicas y que fueron derivadas 20.000, “cifra muy similar a la de los últimos años” y que supone un 5 por ciento.

 

En cuanto a las graves imputaciones de estar llevando a cabo el desmantelamiento del Gregorio Marañón y del Hospital de Getafe dijo que los que denuncian la supresión de la jornada de tarde lo que están defendiendo son sus peonadas o dinero extra. Y siguió desgranando en cifras lo que calificó de falsas y de disparatadas imputaciones.

 

Tras calificar al Hospital Gregorio Marañón como uno de los más importantes de España y de Europa, Fernández Lasquetty anunció importantes inversiones, adquisiciones y mejoras que se están dando en los citados hospitales.

 

Deja un comentario