Política y Sociedad LLAMADA DE ATENCIÓN DESDE LA ÚLTIMA JORNADA DE LA FUNDACIÓN LILLY

Hace falta más humanismo en la formación de los médicos

foto-familia-fundacion-lilly

Durante la ‘Primera Jornada de medicina centrada en el paciente‘, organizada por la Fundación Lilly, especialistas de distintos campos de la Medicina han reclamado un mayor humanismo en la formación de los facultativos.

El encuentro donde se hizo esta aseveración tuvo lugar en el Hospital Universitario La Princesa de Madrid, con la participación de la Fundación de Investigación Biomédica de dicho hospital y el Instituto de Humanidades y Ciencias de la Salud Gregorio Marañón (Fundación Ortega y Gasset).

Javier Ellena

Javier Ellena

La persona por principio

El presidente de la Fundación Lilly, Javier Ellena, transmitió al auditorio su ilusión por poder contar con un altavoz tan científicamente relevante de cara a poder multiplicar el conocimiento más avanzado, a cuya difusión se dedica su entidad desde la Fundación que lidera.

Según afirmó el máximo representante de esta organización, tan importante es compartir los valores humanos como poder aplicar las nuevas tecnologías, de forma que se puedan lograr progresos antes inimaginables, como ocurre con muchos fármacos innovadores, y cambios disruptivos en la mentalidad de las personas, sin perder nunca la perspectiva humana.

Para Javier Ellena, no hay que perder nunca de vista el impacto que todo adelanto médico tiene en el paciente, razón por la que son parte inseparable de la filosofía de la Fundación Lilly programas tan consolidados como la Cátedra de Educación Médica que comparte la entidad con la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la plataforma abierta de ciencia en español, MEDES, las lecciones magistrales ‘Andrés Laguna‘ de la madrileña Universidad de Alcalá de Henares (UAH) y la difusión del pensamiento del padre de la Medicina centrada en el paciente, William Oxler.

José Antonio Sacristán

José Antonio Sacristán

Síntesis de ética y ciencia

El director de la Fundación Lilly, el doctor José Antonio Sacristán, abrió las intervenciones con una reflexión en virtud de la cual considera que la Medicina centrada en el paciente todavía es una asignatura pendiente. En atención a los tres ejes en los que trabaja la Fundación: Ciencia, Medicina y Humanismo, cree que el tercero es el que demanda una mayor atención.

Según la opinión de este ponente, el tema de la jornada no fue superficial, dadas las carencias todavía manifiestas en la práctica, la gestión y la investigación, desde ese enfoque filosófico de la Medicina.

Por eso, José Antonio Sacristán apeló a seguir por la senda de la bioética de la autonomía de pacientes y profesionales sanitarios, ya que la personalización va siempre más allá de los genes y los marcadores. Urge tener presentes siempre, como aseguró, los valores y las preferencias de los pacientes y, con la misma convicción, formar a los médicos, desde el principio, y en los valores más universales del humanismo.

Las diferentes intervenciones de Sacristán, a lo largo de la jornada, se ajustaron  en todo momento a los Principios de la Medicina Centrada en el Paciente de la Fundación Lilly.

Fidel Illana

Fidel Illana

Humanismo asumido

El director gerente del Hospital Universitario La Princesa, el doctor Fidel Illana, considera abierto su hospital a todos los ciudadanos. Además de felicitar a la Fundación Lilly por su acierto en su trayectoria, también celebró el directivo de salud la ley 41/2002 de autonomía del paciente, por haber marcado un antes y un después en ese terreno, al tiempo que se alineó con los organizadores de la jornada, al considerar que la Medicina siempre debe estar sustentada en valores.

Para recalcar esa idea, la directora de la Fundación Biomédica de este centro sanitario de la capital de España, la doctora Rosario Ortiz de Urbina, recordó que los pacientes son muchos, pero todos diferentes, de ahí que sea necesario, como afirmó, que las personas demanden a la vez una Medicina Personalizada y Humanizada. Esta es una tradición ya larga en este hospital, a la que añadió que el Instituto que dirige ya cuenta con una línea específica de terapias individualizadas y centradas en el paciente.

Antonio López Vega

Antonio López Vega

Más que genes y marcadores

El director del Instituto de Humanidades y Ciencias de la Salud Gregorio Marañón, el doctor Antonio López Vega, confesó compartir desde la entidad a la que representa la misma vocación que la Fundación Lilly por lograr el cambio de paradigma que supone humanizar la atención sanitaria.

Para comprender ese cambio, como diálogo entre la Medicina y todas las ciencias de la salud y el pensamiento filosófico contemporáneo, Antonio López Vega estima que la jornada tuvo todos los mimbres para ofrecer innumerables argumentos para la reflexión.

Para abrir la jornada dio el primero de estos argumentos López vega, en este caso de autoridad. Así citó la idea expuesta por Sacristán en el número de septiembre de la Revista de Occidente, según el cual, los sistemas sanitarios parecen olvidar la encomienda de Hipócrates de no tratar enfermedades, sino enfermos, como ya recordara el doctor Gregorio Marañón en 1930. A ello, añadió el director de la Fundación Lilly en su escrito que las estrategias ómicas no hacen más humanos ni al paciente, ni al médico que le trata, y que la deshumanización está al acecho cuando se obliga a los facultativos a estar más atentos a la pantalla del ordenador con los datos del paciente que a la persona que hay detrás de ellos. Por ello, concluyeron ambos en que la Medicina Humanista centrada en el paciente va forzosamente más allá de los genes y los marcadores, cuyos conocimientos son muy necesarios, por otro lado.

Además, hubo que esperar a la clausura de la jornada para que López Vega ofreciera a los presentes una lección magistral sobre el paradigma español de la Medicina centrada en el paciente, el doctor Marañón, con la fortuna de que el conferenciante es el autor de la biografía definitiva del y clínico.

Domingo Orozco Beltrán

Domingo Orozco Beltrán

Cambios en marcha

El presidente de la Comisión Nacional de la Especialidad de Medicina de Familia, el doctor Domingo Orozco Beltrán, destacó la necesidad de avanzar en el tema de la jornada, dado que el paciente ha cambiado y su nueva actitud plantea dificultades de adaptación a los médicos.

Para escudriñar lo que debe ser la relación médico-paciente en la Medicina en el siglo XXI, recurrió a su paciente “fetiche”, Antonio, jovial aunque mayor y poseedor de muchas patologías, como la diabetes, la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia, entre otras, derivadas de su edad y estilo de vida.

Con Antonio como exponente del 45 por cientode la población española (20 millones de personas), Domingo Orozco Beltrán expuso la presión que sufren todos los escalones asistenciales, con interlocutores potenciales de 40 especialidades médicas que, aun sin quererlo, pueden enviar mensajes contradictorios. Por eso, considera necesario, pasar de lo agudo a lo crónico, con prevención y control, en lugar de hablar de curación, con un abordaje vitalicio y no esporádico, además de una plena corresponsabilidad del paciente, al que le toca, al menos, un 50 por ciento del éxito de sus tratamientos, en términos de adherencia.

Rosario Ortiz de Urbina

Rosario Ortiz de Urbina

Modelos de aquí y de allá

Para respaldar su tesis, Orozco Beltrán aclaró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) distingue entre un tipo de atención anticuada y otro, moderno y mucho más eficaz. Así, comentó el caso de la estadounidense Kaiser Permanente, que divide las consultas que presta como aseguradora en un 18 por ciento de llamadas telefónicas, un 24 por ciento mediante correos electrónicos seguros y un 58 por ciento presenciales.

A lo expuesto, Orozco Beltrán añadió el Modelo Triple Mera (triple Aim), como evaluación de resultados desde la salud poblacional, la eficiencia y el binomio calidad-experiencia de paciente; el Modelo CCM de cuidados crónicos, para buscar mejores resultados gracias a la comunicación entre pacientes y médicos en un entorno de continuidad asistencial. Todo ello con mejoras como el Cuestionario SDM-Q-9, que permite concretar acuerdos entre las partes; y proyectos más próximos, como el programa PROPESE sobre cardiopatía isquemica y prevención secundaria en la Comunidad Valenciana, que asoció directamente la adherencia terapéutica a mejoras en la supervivencia.

Julio Zarco Rodríguez

Julio Zarco Rodríguez

El modelo deliberativo de asistencia

A continuación, el profesor de Historia de la Medicina en la UCM, el doctor Julio Zarco, analizó el lugar del paciente en el sistema sanitario. Su exposición se centró en defender la sociedad civil y describir el moviendo asociativo de pacientes. En ese afán, revisitó la figura de Albert Jovell, creador del Foro de Pacientes que, con el tiempo, daría lugar a las actuales plataformas de pacientes.

De igual modo, Julio Zarco apeló a Karl Popper y José Ortega y Gasset para, una vez unidos, proponer una sociedad abierta y vertebrada en la que vivir, por lo que recomendó vertebrar igualmente los movimientos asociativos, de forma que las interacciones entre la política, las Administraciones y los profesionales no presionen demasiado sobre los pacientes.

Con objeto de evitarlo, el ponente propuso apostar por el liderazgo clínico y optar por un modelo deliberativo de relaciones de los pacientes que supere los esquemas pasivos, donde la Administración es soberana, y los reactivos, donde los pacientes y algunos grupos de profesionales pueden tomar el protagonismo, con más o menos virulencia, y ser políticamente instrumentalizados. Como ejemplo de esto último, habló de la hepatitis C y el libro que la Comunidad de Madrid editó con posterioridad.

Óscar Prieto Martínez

Óscar Prieto Martínez

Mirar a los ojos

El presidente de la Asociación de Afectados por Tumores Cerebrales (ASATE), Óscar Prieto, describió la experiencia de ser paciente. Tras recordar que nadie lo es por elección, dejó claro que la gravedad de cada patología determina la afectación vital, moduladas ambas por factores como la edad, el nivel de formación, la situación socio-económica y el grado de dependencia, entre muchos otros.

Sin embargo, y sea como sea la situación de cada paciente, Óscar Prieto aseguró que lo primero que necesita es que le miren a los ojos desde que se sienta en la consulta, ya que lo contrario es, en su opinión, un mal comienzo.

Prieto también fue uno de los ponentes que aseguró que el contacto humano, entre médico y paciente, debe ser enseñado antes del periodo de residencia MIR, al igual que considera que los pacientes deberían rellenar las encuestas de valoración de la atención, de manera que se pueda mejorar entre todos el sistema sanitario. Por último, cree que sería muy positivo que los enfermos conocieran la competencia de los médicos y centros asistenciales, sin olvidar que son ellos, y no las asociaciones, quienes establecen los tratamientos, aunque existan áreas de consenso.

José Antonio Gutiérrez

José Antonio Gutiérrez

Arte médico y humanista

Los tres principios elementales en el debate, como la ciencia, los valores y el arte médico, fueron tratados. La moderación corrió a cargo del consejero honorífico de la Fundación Lilly, el doctor José Antonio Gutiérrez, quien se presentó como médico internista, por encima de todo y, por tanto, partidario de unir humanismo al arte médico.

Evocó este ponente por lo anterior, los encuentros sobre humanización de la asistencia que la Fundación Lilly empezó al año de su creación, en 2002. De igual forma, también citó la Cátedra de Formación Médica de la entidad, con 10 años ya de trayectoria, y la revista de formación médica que edita, con 200 trabajos publicados sólo en 2017 y gran aportación de América Latina. Todos estos esfuerzos demuestran que la empatía y la capacidad de comprensión son rasgos consustanciales a la práctica clínica más humana.

Jesús García Foncillas

Jesús García Foncillas

Individuo y Big Data

El director del Instituto Oncológico del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, el doctor Jesús García-Foncillas, disertó sobre cáncer como ejemplo de Medicina Personalizada y de Precisión. Desde el magisterio de David Sackett, definió la Medicina basada en la evidencia (EBM) como las mejores decisiones médicas a partir de la literatura científica disponible, la investigación y los valores de pacientes. De la Medicina de Precisión, por otro lado, estima que pasó de determinar los tratamientos según su respuesta o ausencia de ella, en el tránsito de elegir tratamientos para los pacientes, en lugar de lo contrario.

Tras repasar algunos marcadores tumorales de naturaleza genética, Jesús García-Foncillas se refirió a un nuevo modelo para el cáncer según la biología molecular, que permite hablar de Medicina Personalizada, con opción a extraer muestras de células vivas paciente a paciente, para su manipulación in vitro o en modelos animales, dentro de un esquema que permitirá cotejar los datos genómicos de cada individuo con grandes bases de datos (Big Data).

Lydia Feito

Lydia Feito

Valores intrínsecos

La profesora de Bioética de la Facultad de Medicina de la UCM, la doctora Lydia Feito, exploró las cuestiones éticas en la relación médico-paciente. Como anécdota clásica, recordó aquella en que preguntaron a Gregorio Marañón sobre el mayor invento en Medicina, y él contestó “la silla”, por ser la herramienta de mayor proximidad al paciente.

Dicho esto, la ponente señaló que hay demasiada tecnificación y especialización que no dejan sitio a la humanización. Por eso, recurrió a Diego Gracia y su modelo deliberativo, basado en valores intrínsecos, con los que no se puede comerciar y que, en el caso de la Medicina, precisan un notable manejo de la prudencia.

Para lograr el aristotélico término medio, Lydia Feito recomendó encontrar un lugar entre el paternalismo de antes, que negaba al paciente la posibilidad de ser portador de valores, y un excesivo autonomismo que podría dejarle en situación de abandono: “decide tú, y búscate la vida”. Por ello, la profesora de la UCM apostó por implantar un modelo de autonomía relacional, enriquecido con las estrategias narrativas que entienden, en las universidades de Estados Unidos, la enfermedad y la salud como una sucesión de eventos biográficos del persona.

Jesús Millán Núñez-Cortes

Jesús Millán Núñez-Cortes

Reformar el Grado

El jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, el doctor Jesús Millán, argumentó sobre la importancia de la educación centrada en el paciente, a lo que añadió a la figura de William Oxler la de Abraham Flexner, por enfatizar que no hay humanización sin formación en Medicina, ya que como dijo Oxler, ver enfermos sin estudiar es no tener carta de navegación y lo contrario es como no saber ni siquiera navegar.

Para Jesús Millán, humanizar la Medicina es ir al paciente como punto de encuentro, con un conocimiento mutuo basado en la ejemplaridad del médico, por lo que lamenta que dicha humanización esté en situación de orfandad en las Facultades de Medicina, al ser una materia transversal.

Implicaciones diversas

La última mesa discurrió sobre las implicaciones de la Medicina centrada en el paciente. En ella, el investigador del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS), el doctor Fernando Baquero Mochales, expuso sus ideas sobre la personalización de la Medicina e invertebración de las enfermedades. Le siguió el director del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el doctor Fernando Rodríguez Artalejo, para reflexionar sobre la población y el individuo con la Salud Pública como telón de fondo.

A continuación, el director de Outcomes’10 y profesor de la Universidad Jaime I de Castellón, el doctor Luis Lizán Tudela, describió las posibles preferencias de los pacientes en Medicina e investigación. Finalmente, obtuvo la palabra el director Médico del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid, el doctor Julio Mayol, quien volvió a alertar sobre los peligros de despersonalización que surgen con las nuevas tecnologías aplicadas a la Medicina.

Deja un comentario