Política y Sociedad Anuncio en la IV Jornada de Gestión Clínica de FACME

Sanidad ultima su portal de información asistencial para el ciudadano

Antonio Alarcó, Marta Sibina, Fernando Carballo, Francisco Igea y Jesús María Fernández Díaz

El secretario general de Sanidad y Consumo, el doctor José Javier Castrodeza, ha anunciado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) tendrá operativo su portal de información asistencial para el ciudadano a finales de diciembre de este año o en enero de 2018.

El anuncio tuvo lugar durante la IV Jornada de Gestión Clínica de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), en el que responsables de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos reivindicaron una política sanitaria “basada en la evidencia”, aunque de manera dispar.

José Javier Castrodeza

José Javier Castrodeza

Portal sanitario para el ciudadano

El secretario general José Javier Castrodeza acudió para expresar públicamente a FACME el agradecimiento por su apoyo a la candidatura de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), aunque al final no pudo ser.

Sobre las sociedades científicas aseguró que son la base del conocimiento científico, además del presente y el futuro de la formación de los especialistas médicos en España. Por eso pidió generosidad, altura de miras y comprensión, porque todas las especialidades son importes por su contribución al Sistema Nacional de Salud (SNS) del que forman parte y al que nutren de profesionales especializados. Así, recordó que muchos de los presentes, incluido él mismo, fueron residentes en su día, por lo que les hizo un llamamiento a preservar el sistema.

Castrodeza pidió simbólicamente ayuda a las entidades que componen FACME, para poder atender los desajustes cuya reparación se reclama desde las distintas consejerías autonómicas de Sanidad y Salud. El número dos de Sanidad comentó también que se trabaja en una declaración de interés sanitario a través de un registro y, de manera especial, en un portal sanitario con información asistencial para el ciudadano que estará listo en enero de 2018 como plazo más tardío.

Fernando Carballo

Fernando Carballo

Influir en la política sanitaria

El presidente de FACME, el doctor Fernando Carballo, caracterizó el encuentro como una iniciativa proactiva, y no de confrontación política, para conseguir un mejor SNS a partir de las propuestas de los principales partidos del Parlamento nacional.

En ese sentido, advirtió que su Federación no quiere hacer política sanitaria, a pesar de haber invitado a políticos, y que su aportación es científico-técnica con vocación de utilidad tanto para los profesionales sanitarios como para aquellos que toman decisiones de gestión o de política sanitaria.

Destacó el presidente también la importancia del Foro de la Profesión Médica de España (FPME) como garante del compromiso de los profesionales con una política sanitaria deseablemente soportada por la evidencia técnica y científica.

En otro aspecto, y aunque no quiso expresar de qué forma podría ser posible, Carballo estimó que sería necesario que hubiera un observatorio estatal de resultados en salud, además de un ente parecido al NICE británico, organismo de evaluación de tecnología sanitaria, en el que podrían participar las sociedades científicas nacionales el día que se dé forma a su versión española.

No tan enfrentados

Como resumen a su intervención y moderación, Carballo propuso a los cuatro líderes políticos invitados la creación de un grupo de trabajo con FACME, que encontró respuesta positiva en todos ellos.

En ponencia aparte, Carballo resumió los proyectos más importantes de FACME y su disposición permanente para colaborar con las administraciones de cara a lograr una mejor evaluación de la asistencia sanitaria y sus recursos en uso. Le ayudó en esa tarea el secretario general de la Federación, el doctor Benjamín Abarca, que citó algunos acuerdos de colaboración con determinados servicios autonómicos de salud, además de comentar el efecto de la directiva europea de asistencia transfronteriza.

Antonio Alarcó

Antonio Alarcó

Política sanitaria basada en la evidencia

El portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Senado, el doctor Antonio Alarcó Hernández, explicó que la función pública electiva es un compromiso temporal y público que también debe rendir cuentas a las sociedades científicas, como parte de la sociedad civil.

Como premisa básica expuso el carácter mandatorio de hacer un Pacto de Estado por la Sanidad. Además puso la cirugía de la evidencia como ejemplo de que toda evidencia, especialmente la política, siempre debe estar basada en la transparencia, dado que afirmó que la evidencia es el corazón de la ciencia y que requiere poner en marcha la agencia de evaluación terapéutica del que dispone España desde el año 2016.

Alarcó reiteró, como en anteriores ocasiones con prensa, que la sostenibilidad del SNS no está garantizada, ante los grandes desafíos que tiene planteados la Sanidad, y a pesar de que su historia ya cuenta cuarenta años de éxitos.

Jesús María Fernández

Jesús María Fernández

Gestionar la incertidumbre

El portavoz de Sanidad del PSOE  en el Congreso de los Diputados, el doctor Jesús María Fernández, estimó que las decisiones de política sanitaria deben conciliar intereses, debido al carácter electivo de los responsables de los partidos.

Esto conlleva, estimó, una carga importante de incertidumbre sobre el alcance de las decisiones políticas, aspecto que supone la grandeza y la dificultad de esta actividad representativa.

Para ilustrarlo, expuso la realización de un tren de alta velocidad a Extremadura como ejemplo de que hay más factores que la rentabilidad de la línea, ya que existen otros efectos tan importantes como la vertebración territorial, la fijación de personas al medio rural, la mejora ambiental y la descongestión de las ciudades. De forma que propuso basar parcialmente las referidas decisiones políticas en la información que ofrezcan las sociedades en términos de accountability.

Entre Estados Unidos y el País Vasco

Fernández evocó su etapa en la política sanitaria vasca, desde donde recogió propuestas de los colegios profesionales. Entre ellas, adoptó la creación de consejos en hospitales con precauciones para no caer en conflictos de intereses particulares. Además de someter las decisiones con gran calado sanitario a debate público, junto a la publicación de libros blancos que faciliten esa tarea.

Por ello, pidió un fortalecimiento de las sociedades científicas, aunque su brecha con las de Estados Unidos se ha reducido en los últimos años, respecto a su propia etapa formativa en aquel país. A ellas les pidió reforzar desde su ámbito la bioética y los riesgos de salud en relación con los resultados de los tratamientos, con todo su reconocimiento a dichos profesionales sanitarios por su capacidad para conseguir consensos científicos.

El portavoz socialista reflexionó que España puede asumir el liderazgo europeo en la digitalización de los datos sanitarios, dado que la principal víctima de la crisis ha sido la investigación, pero tiene excelentes sistemas de datos. Un liderazgo que podría ponerse al servicio de la Medicina de las “Cinco Pes”: Preventiva, Proactiva, Personalizada, Participativa y, como añadido aportado por él mismo, Persuasiva.

Echó de menos el político socialista, sin embargo, que la evaluación de resultados en salud no se realice adecuadamente, a pesar de estar recogida su necesidad en el artículo 63 de la Ley General de Sanidad, vigente desde 2003. Algo similar, como añadió, a lo que ocurre con la Ley de Salud Pública.

Francisco Igea

Francisco Igea

Copago contra adherencia

El portavoz de Sanidad de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, el doctor Francisco Igea, argumentó que es necesario mejorar la evidencia científica disponible en clave de indicadores de salud, calidad y resultados, a partir de los datos del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.

Para esa función eligió a las sociedades científicas con la misión de fijar dichos indicadores, gestionar la calidad y realizar las necesarias auditorías externas a los procesos asistenciales.

Igea mencionó que el copago es un ejemplo evidente de decisión política contraria a la adherencia a los tratamientos, y por ello, a la política basada en la evidencia. Según datos de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y las entidades que defienden la Sanidad Pública, el 98 por ciento de las personas menos adherentes a los tratamientos tienen tarjetas Tipo Tres, por su ingresos bajos. Por lo que propuso que estos pacientes sean “topados” en su copago, como los pensionistas. Propuesta que Ciudadanos llevó dos veces al Congreso y fue rechazada, según lamentó.

Financiación y gestión clínica

Aunque el político de Ciudadanos señaló que España está un punto por debajo en financiación de la Sanidad, concedió una mayor importancia a la gestión clínica de la calidad, los resultados en salud y el rendimiento de cuentas. En ese punto, ironizó con la afirmación de que el Ministerio de Sanidad decide muy poco en gasto sanitario, función que atribuyó a profesionales con bata y bolígrafo, es decir, a los clínicos.

De igual forma, Igea reconoció cierto mérito a la Comunidad de Madrid por su Observatorio de resultados en salud, a pesar de sus limitaciones, además de afirmar que existen datos disponibles sobre los copagos aplicados y las experiencias fallidas de gestión indirecta.

Sobre la posibilidad de tener un NICE español, o uno por cada comunidad autónoma, Iel representante de la formación naranja consideró que el número no importa, pero sí que los políticos, centrales y autonómicos hagan caso a las conclusiones observadas.

Marta Sibina

Marta Sibina

Como el agua y el aceite

La portavoz de Podemos en el Congreso de los Ciudadanos, Marta Sibina, alabó que el auditorio estuviera equilibrado en términos de igualdad de género, a diferencia de la mesa en la que participó. Coincidió con sus compañeros al decir que la evidencia debería estar en el fundamento de las decisiones de política sanitaria, aunque afirmó que la realidad es la contraria.

Para Marta Sibina, no hay evidencia que sustente estas decisiones, ya que son imposiciones como los copagos, por ejemplo. Y para ilustrarlo citó una noticia periodística que anunció esa misma mañana un gasto mínimo farmacéutico, o suelo de gasto, de aplicación en las comunidades autónomas, mediante un posible acuerdo entre la Administración y la industria farmacéutica. En este sentido, lamentó que las decisiones políticas y científicas sean tan irreconciliables como el agua y el aceite, en expresión gráfica.

La política de Podemos argumentó en contra de Carballo, al afirmar que las sociedades científicas están obligadas a hacer política, en asuntos como los conflictos de intereses, los copagos, los salarios de los sanitarios o las guardias médicas. Como crítica, Sibina rechazó que sólo haya un 0,069 por ciento de inversión en la Comunidad de Madrid para investigación, formación y planificación. Así consideró que el indicador de prótesis de cadera del observatorio de resultados en salud de la Comunidad de Madrid no es útil, ya que sólo refiere el número de mujeres con 20 días de hospitalización después de cirugía. En cuanto a la posibilidad de tener un NICE español, la política encontró igual de factible que esté centralizado o que consista en 17 “Nices” debidamente coordinados.

Mesa del MSSSI y las Sociedades Médicas

Mesa del MSSSI y las Sociedades Médicas

Proyecto RECAL

Para conocer los grandes bloques de actuación en los que colaboran las principales sociedades científicas del país, se contó con el presidente anterior de la Sociedad Española de Cardiología, el doctor Andrés Íñiguez; el presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), el doctor Antonio Zapatero; la presidenta del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud, la doctora Pilar Garrido; y el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernández (Elche), Vicente Francisco Gil.

Mientras que el responsable de la SEC explicó que el programa SEC-RECALCAR busca la calidad asistencial y la eficiencia en su especialidad, además de ayudar a una mejor planificación en clave de equidad, la doctora Pilar Garrido transmitió al auditorio que RECAL-OM, de Oncología Médica, se dedica a la creación de redes asistenciales, orientadas a una relación más estrecha con la Atención Primaria, en atención al principio de multidisciplinaridad.

Evitar las urgencias en fin de semana

Por su parte, el doctor Antonio Zapatero recordó que la falta de resultados positivos en los hospitales se traduce en daños de distinto tipo para los pacientes. A lo que añadió que asistir a urgencias en España, durante el fin de semana, conlleva un riesgo de mortalidad del diez por ciento o del 20 por ciento, si se hace caso a algunos estudios realizados en Canadá.

En esa línea, la presidenta del Consejo Nacional de la Especialidad de Neurología alarmó a los asistentes a la última mesa con la noticia de que muchas broncoscopias que se realizan en España son innecesarias. Acto seguido, y aunque fue presentada como la “cenicienta” de la Sanidad, Francisco Gil rompió una lanza en favor de la Atención Primaria.

De estategias y observatorios

Acompañó a los clínicos la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, la doctora Elena Andradas, quien razonó sobre la mejora continua del derecho a la asistencia y consideró que España empieza a practicar una evolución bastante aceptable, aunque todavía no dispone de los medios de otros organismos foráneos como, por ejemplo, el varias veces aludido NICE británico.

Al final de la jornada, el subdirector general de calidad asistencial de la Comunidad de Madrid, Alberto Pardo, intentó responder a parte de las críticas que recibió el Gobierno de su región, en materia sanitaria. Empezó por afirmar que el Observatorio de Resultados de la Comunidad de Madrid atiende a requisitos como la transparencia, la libre elección de médicos y centros asistenciales y, casi más importante, a la mejora de la calidad de los servicios ofrecidos a la ciudadanía, al estilo de la Central de Resultados de Cataluña.

En el caso de Madrid, Alberto Pardo precisó que la publicación se realiza una vez al año, a partir de las revisiones de las sociedades científicas, en un compendio de información que incluye el registro de satisfacción de los pacientes y las anotaciones de resultados de los distintos centros que conforman el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Deja un comentario