Política y Sociedad Fundación Merck combate la desinformación con una campaña

Especialistas en cáncer de cabeza y cuello achacan su difícil diagnóstico a síntomas ‘banales’

campana-make-sense_ccec_foto-ponentesjpg-002

El cáncer de cabeza y cuello, patología que padecen unas 11.000 personas al año en España y causante de 350.000 muertes anuales en el mundo, ha sido elegido como protagonista de la nueva campaña de concienciación Make Sense, de la Fundación Merck, pensada para informar a la población del papel que cada persona tiene en el diagnóstico temprano de dicha enfermedad y lo “banales” de sus síntomas, lo que dificulta dicho diagnóstico.

dav

“Educación, comprensión de los signos de esta enfermedad y la importancia de un diagnóstico temprano abordado por un equipo multidisciplinar” serían las condiciones, según la presidenta ejecutiva de la Fundación Merck Salud, Carmen González, que propiciarían una reducción de los casos y, por tanto, las muertes que hoy en día produce el cáncer de cuello y cabeza.

Proporcionar una “información veraz” y favorecer el “compromiso del ciudadano con su salud” son otros de los objetivos que la Fundación Merck, en colaboración con el laboratorio farmacéutico Merck, persiguen con campañas de concienciación como la presentada en Madrid. En palabras de su presidenta ejecutiva, buscan “avanzar para que haya un día más esperanza de la que hay”.

A la presentación de la campaña, en la que participan varios países de Europa comandados por la Sociedad Europea de Cáncer de Cabeza y Cuello (EHNS) y que se desarrollará del 19 al 23 de septiembre, asistieron también el presidente del Grupo Español de Tratamiento de Tumores de cabeza y Cuello (TTCC) y jefe de servicio de la Unidad de Oncología Médica del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, Juan Jesús Cruz; la responsable de tumores de cabeza y cuellos del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón, Yolanda Escobar; y el exfutbolista profesional y paciente de cáncer de este tipo de cáncer, Enrique Castro (‘Quini’).

Un cajón desastre

Juan Jesús Cruz incidió en la descripción del cáncer de cabeza y cuello, que “son como un cajón de sastre en el que se meten muchos tumores”, pero que a juicio del doctor “son tumores lo suficientemente frecuentes como para que nos preocupemos de ellos”. Según Cruz, este es el sexto cáncer con mayor incidencia, con más de 600.000 diagnósticos al año; en España es más difícil establecer una cifra exacta, por la inexistencia de registros fiables, aunque el doctor calculó que son entre 10.000 y 11.000 casos al año los que se diagnostican.

Nuevo logotipo de la Fundación Merck Salud

En cuanto a los factores de riesgo, destacó el tabaco y el alcohol e incidió en la necesidad de evitar el deterioro de ciertas funciones de los pacientes. Este tipo de cánceres afectan al aparato fonador -y por tanto al habla-, al gusto, a algunas zonas faciales… lo que dificulta las relaciones sociales de los pacientes dependiendo del grado de afección y el tratamiento recibido, que en ocasiones es mutilante.

Por su parte, la doctora Yolanda Escobar señaló lo “banal” de los síntomas, que pueden ser una molestia en la garganta o una herida en la boca que no termina de curar y que muchas veces se asocia a dolencias mucho menos graves. Esto provoca que, una vez se diagnostique el cáncer, haya pasado demasiado tiempo y la enfermedad ya esté en fase muy avanzada. “Todos los profesionales deberían estar formados para diagnosticarlo o para derivar al paciente al servicio correspondiente”, destacó Escobar.

La doctora achacó, además, su alta incidencia a la desinformación de los pacientes acerca de este cáncer y a la poca formación existente en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Y destacó, en contraposición, los avances en el tratamiento que se han producido los últimos años, en cuanto a cirugía, quimioterapia, fármacos e inmunoterapia.

No duele lo que tiene que doler

Por último, el exfutbolista y paciente de cáncer de cabeza y cuello, Enrique Castro, ‘Quini’, acudió a la presentación para relatar su experiencia personal y contribuir así a conseguir el objetivo de la campaña: concienciar a la población de la importancia del diagnóstico precoz, como en cualquier enfermedad, pero más aún en una que ofrece opciones de curación.

Enrique Castro, 'Quini'

Enrique Castro, ‘Quini’

El exfutbolista explicó cómo su diagnóstico fue, en un principio, erróneamente tratado con un antibiótico que no produjo ningún efecto. Tras ello vino la detección y la cirugía, sin quimitoerapia. Un año y medio después, el cáncer reapareció y entonces sí que llegó una operación más arriesgado y 33 sesiones de radioterapia, “enganchado a una máquina noche y día”. Hoy sigue acudiendo a revisiones dos veces al año, aunque la enfermedad desapareció.

“Lo importante de esta ‘sinverguenza’ enfermedad es que no duele lo que tiene que doler”, declaró ‘Quini’, en referencia a los síntomas “banales” a los que aludió la doctora Yolanda Escobar. Por ello, ante la aparición de “cualquier síntoma, por poco que sea, merece la pena acudir al médico”, aconsejó el futbolista, que señaló que si bien antes la palabra “cáncer” era sinónimo de muerte, hoy en día existen más posibilidades de curación. Tras esta curación quedan secuelas, pero “benditas secuelas”, concluyó.

Un hashtag para Twitter (#UnitingVoices), un vídeo en Facebook y folletos informativos son algunas de las acciones de la campaña Make Sens, en la que la Fundación Merck tiene un papel activo con el objetivo de acercar a la población y a médicos con poca formación en este tipo de cáncer a una enfermedad desconocida pese a su incidencia.

 

1 Comentario

  1. Reyna says:

    El tema de la enfermedad del cáncer es pavoroso, desde cualquier punto de vista, pero si se detecta a tiempo es reversible. DE acuerdo con el artículo precedente.

Deja un comentario