Política y Sociedad Según un estudio de la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación

Los españoles consumen medio litro menos de agua diario de lo recomendado

Presentacion Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación

Un estudio publicado en la revista científica Nutrients, elaborado por la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación (CIEAH), auspiciada por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ha comparado los datos de ingesta diaria de agua en Italia, Francia y España, que revelan que los españoles son los que menos agua consumen de los tres países, 1,7 litros los hombres y 1,6 litros las mujeres, por los 2,5 y 2 litros recomendados, respectivamente .

davA la presentación de este trabajo, que también sirvió de puesta de largo de la nueva Cátedra creada en octubre de 2016, acudieron el vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia del citado centro académico canario, el doctor José Pablo Suárez Rivero; el director de la CIEAH y director del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias (IUIBS), el doctor Lluís Serra-Majem; y el director para Latinoamérica de la CIEAH, Javier Aranceta-Bartrina.

Según dichos datos, los hombres españoles tienen una ingesta media diaria de agua de 1,7 litros, mientras que en el caso de las mujeres es de 1,6 litros. Estas cantidades son similares a las consumidas en Italia -1,7 litros al día tanto hombre, como mujeres-, pero quedan muy lejos tanto de la ingesta diaria en Francia, con 2,3 litros al día en el caso de los hombres y 2,1 litros en el caso de las mujeres, como de las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que sugiere que la población masculina debería consumir 2,5 litros, por los 2 litros de la población femenina.

No hay datos fiables

Según detalló Lluís Serra-Manjem, en Francia, el consumo de bebidas calientes es más importante, mientras que en España prevalece el de leche y en Italia el de bebidas afrutadas o zumo. Hasta ahora, aseguró el director de la CIEAH, los datos en este sentido “son escasos, no tenemos informaciones fiables”, y de ahí el nacimiento de la Cátedra que, entre sus objetivos, tiene el de “promover un buen nivel de hidratación en la población”, preferente de España y Latinoamérica, a través de la promoción de la investigación científica, la elaboración de informes y la organización de ciclos de conferencias y cursos de formación.

Javier Aranceta-Bartrina fue el encargado de exponer los datos disponibles de Latinoamérica y los avances que en España se están realizando en relación con la introducción del agua en las guías alimentarias.

Actualizaciones de las guías alimentarias
Javier Aranceta-Bartrina

Javier Aranceta-Bartrina

Así, según expuso el director para Latinoamérica de la CIEAH, “muchos países han incorporado a sus guías alimentarias el agua, pero de manera testimonial”, mientras que en España, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ya contempla, en su última actualización de la pirámide nutricional, la incorporación de, al menos, una cantidad correspondiente a 10 vasos de agua al día, sumando el agua ingerida a través de los alimentos -que es entre el 25 por ciento y 30 por ciento del total- al agua que pueda beber una persona en vaso o en botella.

Además, Aranceta-Bartrina recordó que en los países de América del Sur “el 20 por ciento de la población no tiene acceso a agua segura”, por lo que uno de sus objetivos es “apoyar el derecho a un agua segura” en la región. En este sentido, Serra-Majem apuntó que en España también hay zonas en las que “el agua es potable, pero de una calidad que no es adecuada”, lo que no invita a su consumo.

Por último, este profesional sanitario sostuvo que la no hidratación puede tener consecuencias a medio o largo plazo, como un peor rendimiento académico y físico, estreñimiento, enfermedades del riñón, cefaleas o algunas más graves, como el cáncer de colón, y que la ingesta más baja de agua se produce en los varones adultos, mientras que en los adolescentes es peligroso el alto consumo de bebidas azucaradas.

Deja un comentario