Política y Sociedad

España participa en el lanzamiento del proyecto europeo de investigación traslacional

La participación española está liderada institucionalmente por el Instituto de Salud Carlos III, hecha oficial con la firma de su director general, Jerónimo Navas, y científicamente por el Instituto de Investigación Valle de Hebrón de Barcelona (VHIR), que dirige el doctor Joan X. Comella.

La investigación traslacional persigue reducir el tiempo entre un hallazgo básico y su aplicación clínica ya sea a través de medicamentos, diagnósticos o dispositivos médicos. En este sentido, EATRIS pretende proporcionar un acceso simple y centralizado a través de una ventanilla única a las tecnologías y la capacidad existentes en las mejores instituciones y empresas europeas y también posibilitar una transferencia más rápida y efectiva de los logros científicos alcanzados por los grupos de investigación participantes.

Áreas claves

Algunas de las áreas claves incluidas en EATRIS están ligadas a la investigación en oncología, cardiovascular, neurología, inmunología, metabolismo y enfermedades infecciosas.

Como coordinador científico, el VHIR trabajará directamente en una primera fase en los grupos de terapias avanzadas, medicina personalizada y biomarcadores. Coordinará la participación de 14 institutos de investigación sanitarios acreditados por el ISCIII, además de 8 hospitales de excelencia del Sistema Nacional de Salud – la participación clínica más numerosa de los países participantes- y 3 centros de excelencia en investigación básica.

Competitividad biofarmacéutica

Los responsables científicos de EATRIS consideran que este esfuerzo conjunto mejorará la atención médica de los ciudadanos europeos y favorecerá la competitividad del sector biofarmacéutico europeo para dar respuesta a las necesidades del sector público de salud.

A pesar de que la industria farmacéutica gasta alrededor de 60 mil millones de euros en I+D, aún quedan muchos retos pendientes en salud. Se estima que solo el 10% de los fármacos que están en desarrollo, la mayor parte de ellos para el tratamiento de enfermedades comunes, llegará al mercado, lo que hace que el precio de los nuevos medicamentos sea bastante elevado.

Además, incluso las moléculas que acaban siendo comercializadas son, en diferente grado, efectivas solo en una proporción del grupo de pacientes para las que están indicadas y esto hace necesario un cambio importante en el que los investigadores y la industria compartan instalaciones y experiencias.

Deja un comentario