Punto de vista Hacienda propone y dispone del presupuesto para la sanidad de Madrid

Enrique Ruiz Escudero, otro consejero bajo “el 155” de Hacienda. El maltrato continúa

A la vista del Proyecto de Presupuestos para la Sanidad de Madrid en 2018, el sindicato médico AMYTS ha adelantado el editorial que, normalmente, publica en su revista de los fines de semana. Y es que, como dice el secretario general del sindicato, se vuelve a ningunear a los profesionales de la Sanidad, secuestrada por la consejería de Hacienda.

“Aquellos que están lo suficientemente locos como para creer que pueden cambiar el mundo, son quienes lo cambian”. Steve Jobs.

Tenemos nuevo consejero de sanidad y su suerte será la nuestra. Pero de momento y, tras los primeros pasos, parece que han cambiado las caras, han cambiado las formas, pero no el fondo. Hacienda aplica su particular “155” a Sanidad como viene haciendo desde hace años. Sanidad sigue siendo una consejería títere de Hacienda. Y su consejero, un muñeco al que le mueven los hilos desde esta última consejería.

El consejero, en unas interesantes declaraciones a Diario Médico, dice:“Confiamos en recuperar en 2018 la carrera profesional”. Valientes declaraciones de quien se hace cargo de una consejería que desde hace años está maniatada por Hacienda. Una consejería en la que, hasta ahora, teníamos un “pelele” en sus manos, al que solo le tenían para llenar espacios en los medios de comunicación y de florero en actos de inauguraciones y clausuras. Pero de lo importante, nada. De peso en el Consejo de Gobierno, nada. De igualdad ante Hacienda, nada. Su inmenso presupuesto, la consejería más importante con casi el 45% del presupuesto total de la Comunidad, gestionado por Hacienda. Leer que tiene un tira y afloja con Hacienda por la carrera, al menos demostraba que quería ser “dueño de su consejería”.

A propósito de los presupuestos

 En el proyecto de presupuestos aprobado para 2018, se constata que, de la carrera o de la aplicación de jornada, no hay nada de nada

Pero la alegría en la casa de pobre dura muy poco. Como si estuviera pensado a propósito, el pasado martes 31 de octubre, el Consejo de Gobierno aprobó el proyecto de presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2018, y en ellos se constata que, de la carrera o de la aplicación de jornada, no hay nada de nada. Y digo lo de “pensado a propósito”, por ser también un fatídico día 31 de octubre de 2012 (¡ya han pasado 5 años!), cuando se anunció el nefasto Plan de Sostenibilidad de Lasquetty y González. Un plan que levantó a todos los profesionales y los sacó a la calle; un plan que, afortunadamente, se pudo parar en la mayoría de las medidas contempladas; un plan que acabó con dos de sus personajes fuera de la política: uno, en “el exilio político dorado de Guatemala”, y el otro, pasando una buena temporada hospedado en Soto del Real, centro de los presos VIP.

La Asamblea de Madrid, la Defensora del Pueblo, la propia presidenta Cifuentes, pedían, exigían, anunciaban, que la carrera profesional se reactivaba y que se empezaba por un reconocimiento administrativo y posteriormente con el pago. Miles de profesionales se ilusionan, preparan sus méritos, presentan carpetas con los mismos, los comités de evaluación pasan mañanas y mañanas para valorarlos, para hacer las propuestas de asignación de nuevos niveles, para dejar todo administrativamente organizado a la espera de que se acuerde el calendario de pagos.

La cruda realidad

Seguimos igual que años atrás: se vuelve a reproducir el  “copiar y pegar” del ya conocido art. 27

Pero llega la cruda realidad. Los presupuestos no contemplan el pago de la carrera profesional. La mano de Hacienda vuelve a intervenir; a dejar en nada a sanidad; a ningunear a su consejero; incluso a imponer su criterio a la propia presidenta Cifuentes. Seguimos igual que años atrás. Se vuelve a reproducir el  “copiar y pegar” del ya conocido art. 27 que dice:

“Con carácter excepcional y durante el ejercicio 2018, no entrarán en vigor las previsiones contenidas en el apartado 12 de los anexos I y II del Acuerdo de 25 de enero de 2007, del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, por el que se aprueba el Acuerdo de 5 de diciembre de 2006, alcanzado en la Mesa Sectorial de Sanidad entre la Consejería de Sanidad y Consumo y las organizaciones sindicales presentes en la misma, sobre carrera profesional de licenciados sanitarios y diplomados sanitarios, por lo que no se procederá al reconocimiento y pago del nivel IV de carrera profesional de los licenciados sanitarios (anexo I del Acuerdo), ni de los diplomados sanitarios (anexo II del Acuerdo).

Asimismo, se suspenden los nuevos reconocimientos y pago de los niveles I, II y III a que pudiera acceder este personal durante el ejercicio 2018”.

Nueva traición

No confío nada en esta clase política que vive anclada al engaño permanente

Una nueva traición, otra evidencia más del maltrato al que someten a los profesionales. Para “lavar la cara” se nos dice: “tranquilos, que en la enmiendas de los presupuestos esto se soluciona”. Me da la risa. ¡Cómo voy a creer que solucionarán esto a base de enmiendas, si lo tenían tan fácil como haberlo incorporado en los presupuestos que ellos mismos controlan! Se engañan solos, se hacen trampas al solitario, y quieren convencernos a los demás. No confío nada en esta clase política que vive anclada al engaño permanente.

Hay que recordar que el pasado año, en las enmiendas presentadas, había una que incluía el pago de carrera, presentada por el grupo de Ciudadanos, y luego ellos mismos votaron en contra. No sé si fue por error, que no, o fue para aparentar, que tampoco; o fue sencillamente por inutilidad, que me da que sí. Pero el caso es que votaron contra su propia propuesta. Esperemos que este año lleguen con la lección aprendida y no cometan un error similar. Y será importante contar con el apoyo del PSM y Podemos, de los que espero hagan su trabajo y colaboren en recuperar algo que es justo y se nos debe a todos los profesionales.

Sin miedo al conflicto

Hemos sido conscientes de que la situación de crisis obligaba a ser solidarios, pero ha llegado el momento de recuperar lo que hemos perdido

No nos gustaría revivir un conflicto como el de hace cinco años, pero tampoco nos da miedo hacerlo. Y al parecer, la Administración nos incita a ello. No es lo deseable, ni lo que más conviene a profesionales y pacientes, pero que nadie dude de que, si hay que hacerlo, lo haremos. Hemos aportado mucho para seguir manteniendo un sistema sanitario público del que estamos muy orgullosos y lo hemos hecho a base de nuestro esfuerzo. Hemos sido conscientes de que la situación de crisis obligaba a ser solidarios, a colaborar para mantener el sistema, pero todo tiene un límite y ha llegado el momento de recuperar lo que hemos perdido.

El pasado día 9 de agosto, la Unión Europea emite un comunicado en el que confirma oficialmente que la crisis ha sido superada. Ya no hay excusas para seguir sin pagar carrera; o para seguir con una aplicación de jornada que solo quiere “requisar” dinero de la nómina; o para seguir perdiendo empleo. Es hora de comenzar a recuperar todo lo que hemos perdido. Ya no hay excusas. Y me gustaría que se haga por acuerdo y no mediante conflicto. Pero si tiene que ser así, así será. Está en manos de los políticos.

Para terminar, Sr. Ruiz Escudero, ejerza de consejero, haga valer el peso de Sanidad en el Consejo de Gobierno, y devuelva a los profesionales lo que les corresponde. Acaba de llegar; demuestre que no es una continuación de los anteriores. Pase a ser recordado por algo bueno; no haga como sus predecesores, que fueron saliendo uno tras otro superando el desaguisado del predecesor. Del área única y la construcción al por mayor (Güemes), al intento privatizador (Lasquetty), luego el caso Ébola y su nefasta gestión (Rodríguez), después uno que fue la nada (Maldonado), y luego el de la reprobación (Sánchez Martos). No sea usted el siguiente. No pase a la historia como “el del 155”.

Julian Ezquerra Gadea

Secretario General de AMYTS

Deja un comentario