Política y Sociedad

En marcha un ensayo clínico de terapia celular frente a la cirrosis

 

Según informa la propia Clínica, el ensayo está dirigido a la participación de personas que padezcan cirrosis hepática en una fase relativamente avanzada, con independencia de la causa que haya provocado la enfermedad. El doctor Jorge Quiroga Vila, especialista de la Unidad de Hepatología de la Clínica Universidad de Navarra e investigador principal del ensayo clínico, señala que “las causas fundamentales que provocan la cirrosis son el consumo excesivo de alcohol, los virus B y C de la hepatitis y algunas enfermedades metabólicas. Esta enfermedad produce complicaciones derivadas de la insuficiencia hepática y de la hipertensión portal, es decir el aumento de la presión de la sangre en el sistema venoso del hígado”, Y añade que la enfermedad “termina convirtiéndose con los años en una cirrosis terminal, que aboca al trasplante de hígado, si éste es posible. Por ello resulta imprescindible la investigación de nuevos tratamientos, en este caso, la terapia celular”.

Jorge Quiroga, Delia D'Avola, Bruno Sangro, Verónica Fernández, José Ig. Herrero y Enrique Andreu
Jorge Quiroga, Delia D’Avola, Bruno Sangro, Verónica Fernández, José Ig. Herrero y Enrique Andreu

Junto a la Unidad de Hepatología, en el estudio participan las áreas de Terapia Celular y de Radiología Intervencionista de la Clínica Universidad de Navarra, así como el Área de Terapia Génica y Hepatología del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra.

Inyectar células hepatoprotectoras

El tratamiento, totalmente novedoso, consiste en “obtener células de la médula ósea del paciente y cultivarlas durante una semana en el laboratorio para que evolucionen hasta convertirse en precursoras de células endoteliales. Cuando han llegado a esa fase, se inyectan directamente hacia el hígado a través de la arteria hepática”, según explica el doctor Jorge Quiroga.

Así, las células obtenidas, continúa el investigador, “permanecen en el hígado, donde liberan sustancias hepatoprotectoras, es decir beneficiosas para la función hepática, tal y como se ha demostrado en estudios experimentales previos De hecho, están dotadas para producir una serie de sustancias con capacidad protectora, regeneradora y estimulante del crecimiento de las células del hígado. Se trata de comprobar si podrían ayudar a la regeneración del órgano y, por tanto, si aumentaría su capacidad funcional y podrían disminuir las alteraciones de la circulación de la sangre a través del hígado”.

Con este ensayo, indica el especialista de la Clínica Universidad de Navarra, se pretende comprobar “si el nuevo tratamiento es eficaz en la evolución de la cirrosis en dos aspectos: respecto a la función hepática y a la hipertensión portal”. Además, añade, el objetivo primario consiste en comprobar que la terapia no tenga efectos nocivos. “Al tratarse de células del propio paciente, no existe riesgo de rechazo. Estudios previos con infusión de células de otro tipo no han mostrado efectos adversos, pero siempre que se hace un ensayo clínico de Fase I-II, como el actual, la seguridad es un objetivo fundamental”.

Posible avance parcial frente a la cirrosis

En cuanto a los resultados previstos de este nuevo tratamiento, el doctor Jorge Quiroga reconoce que puede tratarse de un avance parcial frente a la cirrosis. “Es un paso para comprobar si este terapia logra una mejoría transitoria. Si su aplicación consigue revertir la enfermedad a un estado, por ejemplo, de seis meses o un año atrás, podría repetirse cada cierto periodo, siempre que sea bien tolerado. Además, puede ser un paso importante para ir perfeccionando la posible terapia celular de las enfermedades del hígado”.

 

Deja un comentario