Política y Sociedad

EL TRIBUNAL DE JUSTICIA EUROPEO ADMITE LA REGULACIÓN FARMACÉUTICA SIEMPRE QUE SE GARANTICE LA ATENCIÓN ADECUADA

En su sentencia, dada a conocer este martes 1 de junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europeo se pronuncia, por un lado, sobre las limitaciones geográficas y demográficas y, por otro, sobre los criterios de selección de los titulares de nuevas farmacias. Con respecto al primer aspecto, el Tribunal considera que los requisitos relacionados con la densidad demográfica y la distancia mínima entre farmacias, establecido por el Decreto de Asturias (a saber, un número mínimo de 2.800 o 2.000 habitantes por farmacia y una distancia mínima de 250 metros entre las farmacias) constituyen una restricción de la libertad de establecimiento. No obstante, el Tribunal de Justicia recuerda que tales medidas pueden estar justificadas siempre que satisfagan cuatro requisitos: que se apliquen de manera no discriminatoria, estén justificadas por razones imperiosas de interés general, sean adecuadas para garantizar la realización del objetivo que persiguen y no vayan más allá de lo que es necesario para alcanzarlo.

Selección de titulares

En cuanto al segundo aspecto, los criterios de selección de titulares de nuevas farmacias establecidos por el Decreto de Asturias, el Tribunal de Justicia recuerda que la libertad de establecimiento exige que los criterios aplicables en el marco de un régimen de autorización administrativa no sean discriminatorios. Sobre este punto, el Tribunal de Justicia señala que, en virtud del Decreto de Asturias, los méritos profesionales referidos al ejercicio profesional obtenidos en el Principado de Asturias se computan con un incremento del 20 %. Además, según esta normativa, cuando varios candidatos obtienen el mismo número de puntos, las autorizaciones se conceden según un orden que da prioridad a determinadas categorías de candidatos. Entre estas categorías figuran, en tercer lugar, los farmacéuticos que hayan desempeñado su ejercicio profesional en el ámbito del Principado de Asturias. El Tribunal de Justicia considera que estos dos criterios son más fáciles de cumplir por los farmacéuticos nacionales, quienes ejercen con mayor frecuencia su actividad económica en el territorio nacional, que por los farmacéuticos de otros Estados miembros, quienes ejercen dicha actividad con mayor frecuencia en otro Estado miembro. En consecuencia, el Tribunal de Justicia declara que estos dos criterios de selección poseen un carácter discriminatorio, y que, por consiguiente, la libertad de establecimiento se opone a los mismos.

Cuestión prejudicial

Según se explica en la sentencia, en el año 2002, la Comunidad Autónoma de Asturias decidió organizar un concurso para la concesión de autorizaciones de farmacias. Esta decisión se basó en el Decreto de Asturias regulador de las oficinas de farmacia y botiquines, que establece un sistema de autorización que limita el número de farmacias de una zona en función de la población de dicha zona (de este modo, en principio, sólo se puede crear una farmacia por módulo de 2.800 habitantes, y tan sólo puede crearse una farmacia adicional si se sobrepasa dicha proporción, la cual se creará por la fracción superior a 2.000 habitantes). Además, el sistema prohibe la apertura de una farmacia a menos de 250 metros de otra. Por último, el Decreto establece igualmente los criterios que permiten realizar una selección entre los farmacéuticos que compiten, atribuyendo puntos según la experiencia profesional y docente de los candidatos.

José Manuel Blanco Pérez y María del Pilar Chao Gómez, ambos con el título de farmacéuticos, deseaban abrir una nueva farmacia en Asturias sin que se les aplicase el régimen de planificación territorial establecido en el Decreto asturiano. En consecuencia, interpusieron un recurso contra el concurso organizado por Asturias y contra el referido Decreto. Al albergar dudas sobre la compatibilidad del Decreto asturiano con el principio de libertad de establecimiento consagrado en el Tratado, el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, que conoce de estos litigios, se dirigió al Tribunal de Justicia.

Reacciones

Conocida la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, las primeras reacciones suscitadas procedieron del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, desde donde se insiste en que los criterios geográficos y demográficos en la planificación farmacéutica son compatibles con el derecho comunitario, y desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia, cuya presidenta, María Teresa Guardiola, acudió a Luxemburgo y para quien la sentencia ratifica el modelo mediterráneo de farmacia. Para Guardiola, la sentencia da carpetazo al Dictamen Motivado contra España, puesto en marcha por la Comisión Europea en contra del modelo regulado de oficina de farmacia.

Y desde el Gobierno del Principado de Asturias, se señala que la sentencia dictada consolida el conocido como modelo mediterráneo de atención farmacéutica frente a un modelo desregulado o de libre mercado, en el que la instalación de oficinas de farmacia de forma indiscriminada y sin sujeción a ningún tipo de planificación desde la autoridad sanitaria no garantiza una atención adecuada para toda la ciudadanía y podría dejar desatendidos algunos territorios. No obstante, añade la nota oficial la sentencia cuestiona el decreto autonómico de apertura de oficinas de farmacia al primar en la fase de concurso el ejercicio profesional en el territorio asturiano. Y concluye diciendo que, resuelta la cuestión prejudicial, compete al Tribunal Superior de Justicia de Asturias resolver sobre el objeto de la demanda que dio lugar al planteamiento de las cuestiones prejudiciales ante el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea

Deja un comentario