Política y Sociedad

El sistema sanitario español, cada vez más cerca del modelo europeo de colaboración público-privada

A lo largo de este Congreso organizado por la Sociedad Española de Cardiología, SEC, y concretamente en la mesa redonda titulada “Aproximaciones y diferencias de los sistemas sanitarios privado y público en Europa”, se debatieron los pros y contras de poseer un servicio nacional de salud público o privado y la tendencia que sigue España en relación a otros países europeos.

 

En este sentido, destacaron que los sistemas sanitarios europeos tendían a parecerse cada vez más y que la clave es apostar por una mayor flexibilidad y eficiencia. También han dejado puesto de manifiesto que en España aún se arrastra un cierto inmovilismo y rigidez en el Sistema Nacional de Salud, lo que degenera en falta de productividad y resolución de cara al paciente.

Objetivos idénticos

Dr. Carlos Macaya
Dr. Carlos Macaya

La opinión a este respecto del presidente de la SEC, Dr. Carlos Macaya, es que “el objetivo actual es idéntico: fomentar la flexibilidad y, sobre todo, aumentar la eficiencia”. En general, “los sistemas sanitarios europeos tienden a parecerse cada vez más, principalmente porque no sólo se basan en sistemas nacionales de salud, sino que ofrecen una cobertura universal o casi”.

En relación con España, las diferencias parten sobre todo del hecho de que en algunos países europeos muchos de los proveedores de servicios sanitarios optan por la fórmula del reembolso; en cambio, afirmó Macaya, “en nuestro país contamos tradicionalmente con una amplia y extensa red de centros hospitalarios públicos que han ofrecido estos servicios, dejando muy poco margen para la concertación de ciertas prestaciones sanitarias”; de hecho, prosigue, “aún arrastramos un cierto inmovilismo y rigidez en el Sistema Nacional de Salud, con una eficiencia limitada y una pobre productividad”.

Con todo, la situación en nuestro país está variando sustancialmente en los últimos años. A modo de ejemplo, el máximo responsable de la SEC cita el creciente protagonismo que están copando en el panorama sanitario español empresas como Ribera Salud o Capio, “que acaparan cada vez mayor mercado”. Son compañías que establecen una colaboración público-privada, que aportan la infraestructura y cobran de forma capitativa (por asegurado) al Estado, presentándose hoy en día como una alternativa para la sostenibilidad del sistema sanitario público.

Alzira y el modelo sueco

El punto de inflexión se localiza con la puesta en marcha, desarrollo e implantación del “Modelo Alzira”, paradigma de una nueva forma de gestionar la sanidad pública, y que ya cuenta con cinco concesiones administrativas en la Comunidad Valenciana, cuatro hospitales en la Comunidad de Madrid, y suscita el interés de gobiernos e instituciones públicos y privados a nivel nacional e internacional.

Aunque no se abordó específicamente en esta sesión el modelo sueco, para el Dr. Macaya resulta especialmente sugerente. “Todos los hospitales públicos de Suecia han pasado a ser de gestión privada, aunque sin repercutir en el coste que debe pagar el ciudadano por los servicios sanitarios. Lo que se ha hecho es aumentar la eficiencia”. Uno de los rasgos distintivos de este modelo, como apunta el presidente de la SEC, “es que la valoración de los médicos se basa en su productividad, de tal forma que pueden ser compensados económicamente o con más tiempo de libranza conforme sean más eficientes y productivos”.

Inmovilismo de la sanidad pública

Por su parte, el presidente electo de la SEC, Dr. Vicente Bertomeu, es de la opinión de que “la gestión es buena o mala independientemente de que sea pública o privada. El problema es que hay un inmovilismo en la sanidad pública que incluso elementos tan básicos como las normas de selección y contratación de personal son diferentes en hospitales públicos y en privados”.

A juicio de este cardiólogo, los profesionales de los hospitales públicos prácticamente no tienen política de incentivos, ni se reconoce su capacidad profesional ni su productividad. Por ello, señaló, la solución no es exclusivamente la privatización, sino la adaptación al modelo socioeconómico actual de la normativa de la gestión sanitaria de los hospitales públicos. “No debemos olvidar que los mejores hospitales en España son públicos”, puntualizó.

 

Deja un comentario