Política y Sociedad Máster Universidad Pompeu Fabra

El sector farmacéutico cree que su futuro reside en la colaboración y no en la competencia

El sector farmacéutico considera que su futuro se encuentra en la colaboración entre empresas, con las organizaciones sectoriales y con la administración, y no en la competencia, como sí sucedía en décadas anteriores, según se deduce de la jornada Lecciones aprendidas 2010-2015, ¿estamos preparados para los próximos 5 años?, que organizó en Barcelona la Universidad Pompeu Fabra.

El director de Unidad de Negocio de Bayer Healthcare Pharmaceuticals, Joaquín García Agustí, expuso que mientras que en 2010 la comunicación dentro de su compañía solo tenía en cuenta la unidad de negocio concreta, el departamento de Comunicación y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), para este 2015 también debe tener en cuenta el departamento de Relaciones Institucionales de su compañía, a las consejerías de Sanidad de las diecisiete comunidades autónomas y a organizaciones sectoriales como Cofares. Pero, agregó, en 2020 un proyecto no solo tendrá en cuenta la comunicación entre estos actores, sino que podrán intervenir, por poner un ejemplo, una unidad de negocio de Bayer, el departamento de Relaciones Institucionales de Pfizer, el departamento de Comunicación de BMS, dos consejerías de Sanidad de dos comunidades, el departamento de expansión de Farmacia de Kern, etcétera.
“Si en los ochenta lo que tratábamos de hacer era echar a nuestra competencia del mercado, ahora la única forma de que el mercado continúe, es colaborando entre nosotros”, aseguró García Agustí.
Foto Jornada Pharma_MICEl sector, al igual que la administración sanitaria, considera necesario un cambio de modelo. Y así lo expuso el director de Farmacia y Medicamentos de la Generalitat de Catalunya, Toni Gilabert, que señaló, no obstante, que “un cambio de modelo no se hace por generación espontánea”. Por ello, la Generalitat desarrolla un Plan de Salud, que incluye la generación de conocimiento, establecer nuevos canales, estrategias y estructuras, canalizar iniciativas y toma de decisiones, e implementar actuaciones; y Gilabert puso ejemplo de las acciones que en Cataluña se llevan a cabo en cada uno de estos pasos, como el Bio_workshop CatSalut, Gecofarma, la Unidad de acceso al mercado y relaciones con la IF, la guía del partenariado y evaluación de propuestas innovadoras, o el programa de armonización farmacoterapéutica.
Jordi Plaja, managing partner y fundador MIC Healthcare, señaló que hay que compartir más en el sector y más rápidamente que antes, apostando por la creación de nuevos órganos de discusión, tanto entre sí como con la administración. De hecho, considera que es necesario que la industria farmacéutica, las autoridades sanitarias, las sociedades clínicas, las asociaciones de pacientes, etc… “hagamos un ejercicio de transparencia y de confianza que permita una relación de partenariado real, en el que todos ganen”.
“A la administración hay que exigirle que mantenga el estado del bienestar sanitario”, defendió también, y pidió una implicación mayor de las oficinas de farmacia, porque consideran que deben jugar un papel más activo de cara al futuro. En su opinión, pese a las demandas por parte de la industria el marco nunca va a ser más estable, y el acceso a la innovación que no represente un ahorro o que no provea valor a la sociedad, va a ser nulo.
Usuario pagador
El director general de Angelini, Felipe Hortelano, recordó que en los años 80 la administración pagaba todos los medicamentos, pero que ha ido retirándose paulatinamente, y puso el ejemplo de los laxantes, las lágrimas artificiales, los antitusígenos o la vasoterapia, donde ya es el usuario quien paga. “Pagaremos una parte mayor de los medicamentos”, auguró.
De hecho, este cambio ya se está produciendo, como puntualizó el director del máster Marketing Farmacéutico de la Universidad, Juan Luis Fernández. Según dijo, entre 2006 y 2014 el gasto privado en farmacia por habitante creció un 18,63%.
El presidente de Cofares, Carlos González Bosch, agregó que entre el 13 y el 14% del producto lo paga ahora el paciente, lo que supone siete puntos por debajo del resto de países de la Unión Europea, “con lo que nos quedan aún mucho camino por delante”.

Deja un comentario