Política y Sociedad

El proyecto de ley de Salud Pública de Andalucía inicia su tramitación parlamentaria

la consejera de Salud de Andalucía, María Jesús Montero

la consejera de Salud de Andalucía, María Jesús Montero

Según explicó en el Parlamento autonómico la consejera de Salud de Andalucía, María Jesús Montero, este proyecto de ley “es un elemento más de un proceso de cambio iniciado en 2006”, que ha permitido “desarrollar nuevos sistemas de vigilancia, la creación de una red de alerta de salud pública, la prevención y control de enfermedades infecciosas, así como el desarrollo de programas específicos para afrontar diversos problemas de salud pública”. Se trata, recalcó Montero, de un texto “con una visión garantista y de futuro, que introduce la perspectiva de la salud colectiva como eje transversal de las políticas, que deja atrás el carácter asistencial del sistema para abundar en las políticas de prevención y promoción, y que redefine la salud pública para adaptarla a las nuevas necesidades”.

Novedades

Entre las principales novedades del proyecto figuran los planes y programas de la Junta de Andalucía, así como los instrumentos de planeamiento urbanístico en general y aquellos que afecten a áreas urbanas especialmente desfavorecidas, las actividades y obras, tanto públicas como privadas, requerirán para su aprobación de un informe que evalúe su impacto en la salud colectiva.

En la línea de la apuesta por la innovación, se incluye el principio de autorregulación, que posibilita al tejido empresarial aumentar sus niveles de protección de manera voluntaria y, por ende, gozar de incentivos vinculados a los sistemas de ayuda económica o financieras; también se cita el principio de precaución para todas las áreas de protección de la salud, y no sólo para la línea de alimentaria, tal y como estaba reconocida hasta ahora.

La nueva normativa, cuyo desarrollo está recogido en el Estatuto de Autonomía, pretende que cada política e iniciativa (de empleo, vivienda, deportes, innovación, educación, urbanismo?) incorpore la implicación de la salud colectiva, beneficie a los ciudadanos e incluya la evaluación del impacto en salud desde todos los ámbitos.

Derechos y deberes de nueva generación

Entre los derechos se recoge el del ciudadano al conocimiento. No se trata sólo de poner a su disposición la información que le afecta como parte de la colectividad, sino que, además, la Administración tiene que facilitarle la capacitación necesaria para analizar la información recibida, y garantizarle poder disfrutar de un adecuado nivel de salud pública; que los organismos públicos competentes desarrollen estrategias educativas saludables y de promoción de actividades físicas, así como que los planteamientos urbanísticos incluyan la construcción de zonas verdes. Otros derechos aluden a estrategias de movilidad sostenible, tales como el uso de la bicicleta, evitar en la construcción el uso de materiales que supongan un riesgo para la salud, y garantizar un perímetro de seguridad para la ciudadanía en zonas industriales

La Consejería de Salud será el órgano encargado de emitir informes de evaluación de impacto en salud de los planes o programas desarrollados por la Junta, de los planteamientos urbanísticos, actividades, planes, programas, obras?

Entre las obligaciones de la ciudadanía destacan la de poner en práctica medidas de protección, promoción y prevención; utilizar adecuadamente la información recibida; no causar voluntariamente un peligro para la salud; poner en conocimiento de la autoridad sanitaria cualquier situación de emergencia pública y cooperar en la protección y promoción de la salud y calidad de vida, así como la prevención de las enfermedades.

Deja un comentario