Política y Sociedad

El Parlamento Europeo aprueba la Directiva sobre calidad y seguridad en los trasplantes

Andrés Perelló

Andrés Perelló

De acuerdo con los planteamientos de la Directiva, su objetivo es lograr que 500 millones de personas puedan acceder a un trasplante cuando lo necesiten y garantizar que en toda Europa este tipo de intervenciones se realicen bajo las mismas condiciones de calidad y seguridad, independientemente del país donde se efectúe. Tal y como señaló la ministra española de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, durante su intervención ante el Parlamento Europeo, con esta normativa “Europa se convierte en un referente mundial en donación y trasplante de órganos”.

Normativa común europea

El intercambio de órganos entre países europeos, sobre todo entre aquellos que han establecido convenios internacionales, es una práctica habitual. En ocasiones, se han realizado trasplantes en hospitales que pertenecen a distintas jurisdicciones y que, hasta el momento, han adoptado diferentes medidas de calidad y seguridad. Partiendo de esta situación y ante la posible aparición de problemas de seguridad en personas trasplantadas que se encuentran en distintos países, urgía el desarrollo de una normativa común europea, capaz de garantizar los mismos criterios de calidad y seguridad en todo el proceso de donación y trasplante, con independencia del país en que se éste se realice.

El desarrollo del Plan de Acción que acompaña a la Directiva podría salvar cada año la vida de cerca de 20.000 pacientes, ya que permitirá acortar las distancias entre los diferentes países e incrementar las donaciones. En la actualidad, se calcula que cada día 12 europeos fallecen a la espera de un trasplante. Los datos del Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la ONT, revelan que las donaciones en la UE (con una tasa de 18,1 donantes p.mp.) en 2008 sólo permitieron cubrir el 46% de las necesidades de trasplantes de la población.

Plan de acción

El Plan de Acción, que se desarrollará hasta el año 2015, contiene características propias del modelo español de trasplantes, considerado como un referente mundial por el Consejo de Europa. Su objetivo: incrementar las donaciones, establecer patrones de referencia en todos los aspectos relativos a la donación y el trasplante e intercambiar las mejores prácticas.

Entre las medidas que establece el Plan de Acción destacan las encaminadas a fomentar la figura del coordinador hospitalario de trasplantes y mejorar las habilidades de comunicación entre los profesionales implicados en el proceso de donación, así como las que desarrollan programas de evaluación de la calidad del proceso de donación. También incluye programas para potenciar la donación de vivo, más avanzados en países del centro y norte de Europa.

Extender a Europa el modelo español

Tras el resultado de la votación, el eurodiputado socialista Andrés Perelló, ponente del Plan de acción, declaró que “el hecho de que el Parlamento haya aprobado con esta abrumadora mayoría extender el modelo español de transplantes a Europa nos enorgullece como españoles y nos hace sentirnos más seguros como europeos”.

El Plan de Acción aprobado ofrece mayores garantías y facilidades, al tiempo que fomenta las donaciones inter-vivos, que deben ser voluntarias y no retribuidas. También destaca la necesidad de la trazabilidad en los órganos, es decir, llevar un control de quién ha donado, qué recorrido ha tenido y quién es el receptor, garantizando siempre el anonimato. En la Unión Europea existen grandes diferencias entre los distintos países que van desde 34,2 donantes por millón de personas en España a 1,1 en Bulgaria. Estos contrastes no sólo tienen su origen en la solidaridad, sino en los diferentes sistemas de gestión de transplantes de los Estados Miembros.

Deja un comentario