El mirador

El Mirador (de Juan Gérvas): Buitres

La situación actual, marcada por los movimientos especulativos de unos y los recortes económicos, lleva a muchas consideraciones también en el campo sanitario, en especial sobre el trabajo de las personas dedicadas a la asistencia y afectadas por los planes de ajuste.

Juan Gérvas

Juan Gérvas

Los buitres son animales carroñeros, como la hiena y el hombre. En la evolución, probablemente el hombre compitió con otros carroñeros, tipo el tigre dientes de sable. Este tigre extinto llegaba a pesar trescientos kilos, y era un cazador formidable. Pero su mandíbula permite deducir que podía morder con un tercio de la fuerza que un león actual. Por ello se piensa que los dientes de sable le permitían matar rápidamente a las presas, al cortarles la traquea, las carótidas y las yugulares (en la actualidad los grandes cazadores, como tigres y leones, matan por estrangulamiento, y por ello precisan de gran fuerza mandibular). La potencia del tigre dientes de sable residía en la fuerza de sus patas delanteras, capaces de aplastar contra el suelo a la víctima e inmovilizarla. Pese a su capacidad de cazador, la carroña era parte habitual de la dieta del tigre dientes de sable. Y por la carroña competía con el hombre, el buitre y la hiena, entre otros.

La falta de carroña puede dar lugar a fenómenos insólitos, como aquellos doscientos buitres leonados que de los Pirineos acabaron volando en búsqueda de comida en Holanda (casi 4.000 kilómetros, cuando normalmente vuelan 50 para abastecerse) y atacando a corderos y terneros vivos y sanos. Su conducta anómala fue producto de la regulación ante la epidemia de “vacas locas”, que obliga a retirar del monte al ganado muerto.

Fondos buitres

Se denominan fondos buitres a los fondos que invierten justo en productos “carroña”. Por ejemplo, en la deuda soberana de países casi en bancarrota. Así, en el caso de la Argentina, cuando el “corralito”, en 2001-2, varios fondos buitres compraron deuda pública a precios de ganga (de inversores que huían despavoridos ante la debacle). Después, esos fondos presentaron reclamaciones judiciales, en la esperanza de re-cobrar cantidades muy por encima de lo que habían invertido. Es decir, compraron por el valor del 20% y pretenden que se les devuelva por valor del 50%.

No les gusta que se les llame fondos buitres. Prefieren ser denominados “fondos de situaciones especiales” (special situations funds). Desde luego, no se sienten atraídos por la carroña en sí misma, y se ven como simples inversores que aceptan más riegos que los inversores habituales. Son inversores “valientes”.

Hedge Funds

Los hedge funds son fondos de inversión de alto riesgo (entre los que se incluyen los fondos buitres). En su traducción, los hedge funds son fondos de cobertura, fondos de inversión agresiva. Invierten dinero ajeno (en general) en cantidades increíbles, en la búsqueda de la rápida rentabilidad. Su objetivo no es crear riqueza, ni puestos de trabajo, ni aumentar la productividad de un sector o país. Su único objetivo es la rentabilidad, el generar dinero a corto plazo. En su gestión se pierden los principios éticos del capitalismo, los que se pueden leer en “La riqueza de las naciones” de Adam Smith. Insiste en ello Amartya Sen, el Premio Nobel de Economía de 1998. Las inversiones de los hedge funds no buscan crear riqueza, no se interesan por las personas, ni por el trabajo bien hecho, ni por lo correcto, ni por crear bienes u ofrecer servicios, pues su único y declarado objetivo es conseguir rentabilidad a corto plazo. Para ello manejan a capricho las posibilidades de la desregulación financiera que se ha enseñoreado del mundo en los últimos treinta años. Llaman “valientes” a los gestores de estos fondos, que cobran a comisión, según el rendimiento.

Tú que no puedes

“¿Quién no diría que estos caballeros son caballerías?” Dice así el pie del grabado de Goya Tú que no puedes, perteneciente a la serie de los Caprichos. Si las 80 láminas son una crítica a los vicios y errores humanos, la 42ª es especialmente cruel. Se ve a dos obreros cargados cada uno con un asno, y éstos llevan puestas espuelas un poco por encima de las pezuñas. Los caballeros son asnos, por mucho que manden y gobiernen. Se encaraman sobre el sudor de los humildes. Los que no pueden están obligados a llevar a los poderosos.

No tuvo mucho éxito la serie de los Caprichos, puesta a la venta en 1799. Con la oposición de la Inquisición (y probablemente, de muchos con capacidad para comprarlos), Goya terminó ofreciéndolas al Rey en 1804, quien aceptó las planchas y las series no vendidas, y a cambio puso en nómina de la Casa Real a Javier, hijo de Goya.

Crisis

La desregulación financiera ha permitido el establecimiento de un Casino Universal, del que los hedge funds son los dueños y crupieres. Así, se invirtieron cantidades desproporcionadas en la compra de productos inentendibles, que en una sucesión de ventas entre ignorantes aseguraban rendimientos increíbles. Entre esa carroña, millones de hipotecas de pobres estadounidenses que soñaban con tener una casa. Los embargos por su impago generaron una cadena que dejó sin carroña a los buitres.

Parece que los buitres (hedge funds, bancos de inversión, bancos comerciales, etc) son imprescindibles para la economía mundial. Hubo que darles de comer dinero fresco, casi diez billones de euros. Es cantidad suficiente como para repartir 200.000 euros a cada habitante de España (inmigrantes sin papeles incluidos, niños, pacientes terminales y demás).

Tal trasvase de dinero dejó a los Estados anémicos, exhaustos y endeudados. Los buitres, recuperados, decidieron atacar. Primero a Grecia, después a España, y al tiempo a toda la zona euro. Quieren más, más rentabilidad, más dinero. No son caballeros, son asnos, pero hay que llevarlos encima. Son “valientes”.

Recortes

Ante los buitres cabe el hacerse invisible. Y en eso estamos. Quienes se humillaron ante los buitres concediéndoles ayudas millonarias se vuelven a humillar para hacernos invisibles; recortan derechos a los funcionarios, pensionistas, dependientes, padres recientes, poblaciones del tercer mundo, y otros. No hablan de bloquear los paraísos fiscales, ni de luchar contra el fraude fiscal, ni de eliminar las SICAV (manipuladas para invertir incluso por encima de sus ventajas). El dinero negro parece dinero sagrado.

Hacen recortes sin prudencia alguna. El objetivo es disminuir el coste, sin seleccionar aquello que se podría recortar sin tocar la calidad (o incrementándola, incluso). Piden sacrificios a todos, pero se cuidan de no tocar a los poderosos. Entre ellos se llaman “valientes” (por atreverse con los débiles). ¿Por qué no “felones cobardes”?

Para más INRI, va el Secretario General del Ministerio de Sanidad, el 26 de mayo, en la Comisión de Sanidad del Congreso de Diputados, y dice que los recortes no afectarán a los servicios. Que “los profesionales manifiestan que sus retribuciones son mejorables, pero siguen trabajando con calidad y cantidad”. Sin suplentes, sin refuerzos, sin medios. Héroes. Sí, héroes.

¡Qué imprudencia! ¡Qué impunidad!

Juan Gérvas (jgervasc@meditex.es es Médico General y Promotor del Equipo CESCA

Acta Sanitaria

Deja un comentario