Política y Sociedad

El médico rural solo, entre un parto y un accidente de montaña

portada guíaJuan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, destacó en la presentación de la guía este martes, precisamente, la “amplia variedad de patologías” a las que se enfrenta un médico de un centro de salud rural y, en la mayoría de los casos, con importantes carencias materiales y de personal. Se calcula que en este ámbito trabajan unos 35.000 profesionales repartidos en municipios menores de 15.000 habitantes.

 

La ayuda de Internet

 

El entorno especial en el que se mueve la medicina rural, la distancia con los hospitales y la limitación tecnológica hace que los tradicionales tratados de Medicina solo sirvan a medias, desde el punto de vista práctico, al no poder llevar a cabo aquello que recomiendan. Es lo que quiere paliar esta guía, ser una pauta de actuación en urgencias que facilite la labor profesional en los centros rurales. La disponibilidad de Internet, facilita al médico disponer de esta y de otro tipo de informaciones actualizadas de las que carecía hasta ahora.

 

La Guía de Buena Práctica Clínica en Urgencias en el Centro de Salud Rural, la número 54 que edita la OMC, ha contado con la colaboración de nueve profesionales sanitarios, autores de la obra: José María Borrel Martínez (Centro de Salud de Ayerbe) y Enrique Capella Callaved (CSAR de Fraga), ambos también coordinadores de la obra; Nieves Doz Saura (Hosp. Sagrado Corazón de Huesca), Natividad Gavín Anglada (Centro de Salud de Graus), José Javier Gracia Zuriguel (Centro de Salud de Graus), María Jesús Malo Burillo (061 Aragón), Antonio Millán Soler (Centro de Salud de Graus), Rosa María Pérez Pérez (Forense en Lleida) y Esteban Sanmartin Sánchez (Centro de Salud Monzón Rural).

 

Intervención y dereivación

 

La Guía define la urgencia en el medio extra hospitalario como todo proceso de atención sanitaria acontecido fuera del hospital que requiere una rápida intervención para su resolución. La emergencia sanitaria supondría un paso más en cuanto a la necesidad de actuación inmediata, ya que existe peligro para la integridad del paciente.

 

En el texto se recogen las dificultades que existen para poder realizar un estudio exhaustivo y pormenorizado de la urgencia. Por tanto la guía orienta a centrarse en cómo solucionarla o, en su caso, iniciar las medias pertinentes para estabilizar al paciente con el fin de ganar tiempo y poder derivar al mismo en óptimas condiciones al siguiente nivel asistencial, con la prioridad absoluta de salvar la vida del paciente.

 

Formación continuada

 

Esta publicación destaca como principales algunas dificultades añadidas del medio extra hospitalario respecto del hospitalario: lugar, distancias, escasos recursos humanos, escasos medios diagnósticos, escasos medios materiales, dificultades en la formación y puesta al día de los profesionales sanitarios en patología de urgencia, baja incidencia de casos graves, la necesidad de trabajo en equipo con otros profesionales, la disponibilidad de transporte sanitario y otros condicionantes causados por las características de la población a la que se atiende como edad, cultura o creencias.

 

El lugar es determinante por los médicos de atención primaria rural puesto que los pacientes no solo pueden necesitar la atención urgente en un centro de salud donde hay personal presente, sino en el domicilio o en la vía pública, por lo que esos tiempos de desplazamiento influirán en la actuación sanitaria y limitará los medios disponibles. Así mismo la distancia al hospital de referencia es determinante en la intervención por la precocidad de la derivación.

participantes en presentación

Coordinación en el transporte

 

Otro de los puntos fundamentales que se analizan en la guía y que resulta imprescindible a la hora de la atención de urgencias en atención primaria rural, es el transporte y medios sanitarios. En las páginas de esta guía se analizan las características de los centros de salud, de las ambulancias convencionales de urgencias, ambulancias de SVB (Soporte Vital Básico) y también las de tipo UME-UVI. Quizá un tema pendiente, señaló José María Borrell, sea trabajar en una mayor coordinación entre el centro rural el transporte y la entrada al hospital en beneficio de los pacientes.

 

Rescate de montaña

 

También se detallan las características del personal sanitario de rescate en montaña, tomando como ejemplo la Comunidad de Aragón, donde se realizan la mayoría de estos rescates. Está disponible los 365 días del año pero solo media hora antes del amanecer y media hora después del ocaso con las limitaciones propias dadas por el helicóptero. El equipo está integrado por un médico, dos pilotos de la UHEL-41 y los especialistas socorristas de montaña de la Guardia Civil de la zona, suele ser una respuesta tardía y con poco personal peor con mucha experiencia en urgencias de montaña.

 

Entre los casos que pueden producirse en estos rescates de montaña aludidos anteriormente, se encuentran las amputaciones (pérdida traumática total o parcial de un miembro). La guía aporta las claves para gestionar esta urgencia de la manera más eficaz posible como apuntar la hora en la que se produce la lesión, pues el tiempo de isquemia caliente es de 6-8 horas y el de isquemia fría de 12-24 horas; cómo realizar el vendaje, vigilar los sangrados posteriores o cómo envolver el segmento amputado, son otras de las pautas que recoge la guía.

 

Deja un comentario