Política y Sociedad

El Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona realiza el primer trasplante total de cara del mundo

El doctor Barret

El doctor Barret

Un equipo multidisciplinar del hospital catalán, dirigido por el doctor Barret, jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados, trasplantó al paciente toda la piel y músculos de la cara, la nariz, los labios, el maxilar superior, todos los dientes, el paladar, los huesos de los pómulos y la mandíbula, utilizando técnicas de cirugía plástica y microcirugía reparadora vasculonerviosa.

El paciente, que fue tratado inicialmente en otro hospital, donde se le realizaron hasta nueve intervenciones quirúrgicas después del traumatismo que sufrió, contactó con el Hospital Universitario Vall d’Hebrón, donde se le consideró como candidato para el trasplante de cara. Posteriormente se le realizó un estudio psicológico que garantizase que estaba preparado para asimilar tanto los riesgos de la intervención como el hecho de verse después con un aspecto diferente al suyo.

Una intervención de alta complejidad

Este es el primer trasplante total de cara que se hace en el mundo, puesto que los diez que hasta ahora se han realizado han sido parciales, entre ellos los realizados en los hospitales La Fe de Valencia y Virgen de Rocío de Sevilla.

El trasplante total de cara se ha hecho en varias fases. En la primera de las cuales se llevó a cabo la extracción del donante. El procedimiento de obtención de tejidos faciales de un donante finaliza con la reconstrucción de su cara en forma de máscara (un réplica de la cara del propio donante). Los tejidos obtenidos se colocan en líquidos de preservación, igual que los órganos en espera para ser implantados. Posteriormente, se realizó el trasplante al receptor. La revascularización de la cara y la llegada de sangre a su totalidad fue básico para el éxito del implante, habiendo transcurrido este proceso con éxito. Se observó que no había rechazo hiperagudo y fueron sustituidas las estructuras deformadas del receptor.

El paciente se encuentra en la fase postoperatoria, evoluciona favorablemente y está consciente y orientado. Asimismo, deberá estar ingresado en el Hospital cerca de dos meses, a pesar de que esta previsión puede variar en función de su evolución. Después, durante cuatro meses, tendrá que seguir estrictos controles.

Dos años de preparación

En esta intervención quirúrgica pionera en el mundo han intervenido más de 30 profesionales de diferentes servicios del Hospital que durante más de dos años se han ido preparando para llevar a cabo una intervención quirúrgica de esta complejidad. Concretamente, los servicios implicados en el trasplante de cara son los de Cirugía Plástica y Quemados; Coordinación de Trasplantes; Enfermedades Infecciosas; Cuidados intensivo; Anestesiología y Reanimación; Psiquiatría y Psicología Clínica; Enfermería de Trasplante; Enfermería de la Unidad de Quemados; Enfermería de quirófano de Cirugía Plástica y Quemados; Anatomía Patológica; Microbiología y Parasitología; Instituto de Diagnóstico por Imagen; Rehabilitación y Medicina Física; y Servicios de apoyo del Hospital.

Deja un comentario