Política y Sociedad

El Foro Catalán de Atención Primaria evalúa el efecto de los recortes en la salud

Foro Catalán de Atención PrimariaEl Foro Catalán de Atención Primaria, Focap, ha analizado por primera vez el alcance de la reducción y distribución de gastos e inversiones del sistema sanitario catalán en relación con el primer nivel asistencial. De dicho análisis se desprende, según este Foro, que en Cataluña se observa una disminución progresiva del presupuesto de salud asignado a la AP (Atención Primaria): en 2003 representaba un 21,6% del total, y en 2011 se dispone sólo del 17,5%.

Mayor recorte en AP

Con estos recursos -arguye el Foro-, la AP atiende los problemas de salud más frecuentes de la población, diagnostica, trata, hace promoción de la salud, prevención y cuida de las personas mayores y de todas las que tienen necesidades de salud. Cuando la AP trata a las personas, a menudo enfermos crónicos, lo hace de forma ágil, a bajo coste, de forma personalizada, y con continuidad en el tiempo. Por todo ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda a los gobiernos que desarrollen sistemas de salud basados en la Atención Primaria.

Para Focap, uno de los datos más significativos es que en 2011, el CatSalut ha aplicado una reducción presupuestaria global del 6,45%, pero a la Primaria le adjudicó una reducción del 12,86% (247 millones de euros). En los hospitales, el recorte es del 5,16% y suma 228 millones de euros. Se da el caso de que la AP ha conseguido reducir su gasto farmacéutico del 23,9% al 14,39% en los últimos 8 años, manteniendo sus niveles de calidad, pero estos buenos resultados “no han repercutido en una mayor asignación de presupuesto” para el primer nivel.

Cifras del ICS

Siempre según el Foro Catalán de AP, si se analizan las cifras del Instituto Catalán de la Salud, ICS, se ve que el presupuesto del Programa de Atención Primaria para 2011 cae un 10,71%, mientras que la reducción a que se somete la Atención Especializada dentro del ICS es de un 0,32%.

Cinco millones de catalanes utilizan cada año la Atención Primaria de Salud. Durante el 2009, el 73,4% de la población catalana hizo uso de este nivel asistencial, mientras que un 7,5% precisó de servicios hospitalarios. Sin embargo, la AP sólo dispone de la mitad de profesionales que los hospitales. Además, de 2004 a 2009 se ha constatado que los catalanes no hacen más uso de los hospitales, y a la vez se ha producido una caída de las urgencias hospitalarias y de la tasa de días de hospitalización.

A pesar de las cifras, el presupuesto del CatSalut entre 2003 y 2011 ha aumentado un 24,3% para la atención de hospital y especializada, y ha caído un 18,77% a la hora de dotar económicamente la Atención Primaria. Con todo ello “se consolida un modelo de medicina tecnificada y fragmentada, con evidentes oportunidades para mejorar su eficiencia respecto a resultados de salud”.

Recortes indiscriminados

Para Focap, las declaraciones oficiales de que “se promueve un sistema sanitario basado en la Atención Primaria” se contradice totalmente con las decisiones presupuestarias que se toman, y advierte que “Los recortes indiscriminados y sin ninguna estrategia están repercutiendo de manera muy seria en la Atención Primaria, y deterioran la calidad y cantidad de los servicios, de forma que se resentirá todo el sistema sanitario”.

Otros aspectos que el estudio de Focap deja al descubierto, se refiere a la disminución en más de 1.000 personas de la plantilla global de los centros y servicios de AP en Cataluña. En el ICS, la plantilla se reduce en 494 personas en 2011, de las cuales 428 trabajan en AP. Los contratos renovados ya no son de 36h/semana sino de 25h/semana, lo que supone un 30% de reducción horaria de la nueva plantilla. Además, sólo se cubren parcialmente jubilaciones y bajas laborales, y no se cubren las ausencias por vacaciones o formación. De este modo, Focap advierte que “la reducción de la capacidad de la AP de dar respuesta a las urgencias generará, en la época invernal, saturación de los servicios de urgencias de los hospitales y grave riesgo de colapso “.

Tras evaluar la reducción de la capacidad diagnóstica, que en el ICS es del 12,46%, el Focap resalta que los centros de salud podrán hacer menos pruebas a partir de ahora, de forma que “habrá un impacto negativo para la ciudadanía y un peor seguimiento de las enfermedades. Esta reducción de capacidad diagnóstica acabará generando más costes para el sistema sanitario. Por otra parte, la rebaja en el gasto por mantenimiento, equipamiento e inversiones en la red, cae en el ICS un 54,4%, lo que afectará a su funcionamiento y también a su capacidad de servicio y resolución”.

Deja un comentario