Política y Sociedad Planteada por Unidos Podemos con una enmienda del PSOE

El Congreso rechaza la moción que pedía “acabar con la gestión privada de la Sanidad Pública”

comision_sanidad
— Madrid 19 May, 2017 - 11:16 am

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado el jueves 18 de mayo, con 177 votos en contra y 165 a favor, una moción presentada por Unidos Podemos, que aceptó una enmienda del PSOE, y que reclamaba al Gobierno “acabar con la gestión privada en la Sanidad Pública”.

Marta Sibina

Marta Sibina

La moción fue defendida por la diputada de Unidos Podemos, Marta Sibina, que hizo hincapié en la necesidad de una “apuesta decidida por blindar la gestión pública y protegerla del ánimo de lucro de la empresa privada”, puesto que, a su juicio, la gestión privada se traduce en “más mortalidad, menos personal contratado y peores salarios”.

La propuesta reclamaba un estudio de evaluación independiente sobre los efectos de la gestión privada en el Sistema Nacional de Salud (SNS), la transferencia de riesgos financieros y la sostenibilidad del sistema sanitario. Asimismo, defendía “recuperar la inversión sanitaria pública por habitante”.

“No esperamos que el Partido Popular (PP) se alinee con nuestro planteamiento”, aseveró Marta Sibina, “lo que les importa no es el bien público, sino que las puertas giren bien y los beneficios caigan en sus bolsillos”. Además, la diputada remarcó que “no podemos dejar que se sigan financiando con dinero público centros que adaptan su cartera de servicios a lo que les resulta más rentable”.

El PSOE pedía apoyar a las CCAA que no renueven las concesiones privadas

Por su parte, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Sanidad de la Cámara Baja, Jesús María Fernández, manifestó que “los problemas que queremos corregir tienen un nombre: concesiones sanitarias; un autor: el Partido Popular; y dos causas: la ideológica y los intereses económicos”.

En este sentido, afirmó que “no existe ningún estudio independiente que encuentre mayor rentabilidad de la gestión privada respecto de la gestión pública en condiciones homogéneas” y sin embargo, “los riesgos de estas concesiones son muy altos”, como por ejemplo “la oportunidad de seleccionar pacientes más rentables y derivar los servicios más costosos al sector público”.

“La sospecha de que aquí ha habido trampa y de lo que se trataba era de beneficiar a unos pocos y de perjudicar a la mayoría resulta inevitable”, acusó Jesús María Fernández, que celebró la inclusión de una enmienda socialista a la moción, por la que se pedía “apoyar a las comunidades autónomas en su decisión de no prorrogar las concesiones administrativas sanitarias ya existentes, así como las actuaciones para la reversión a la gestión pública de estas, como es el caso de la Comunidad Valenciana”.

Ciudadanos califica la situación de “neoclientismo”

Por otro lado, el diputado de Ciudadanos, Francisco Igea, criticó que “ustedes acostumbran a llamar a esto neoliberalismo”, pero “dar concesiones a amigos a cambio de comisiones sin riesgo alguno porque se les rescata siempre, sin control y sin rendición de cuentas no es neoliberalismo, podemos llamarle ‘neoclientelismo‘, pero no neoliberalismo”.

“Ni todo lo que ustedes proponen es absurdo, ni todo lo privado proviene de Lucifer” indicó Francisco Igea, que añadió que, “lo que importa es qué resultado damos” y no el dinero que se destine.

Por último, la diputada del PP, Carmen Hernández, afeó a la diputada de Unidos Podemos su “visión catastrófica de nuestro sistema sanitario”, al mismo tiempo que su grupo votó en contra de un Pacto de Estado por la Sanidad, por lo que le pidió que “dejen los prejuicios ideológicos a un lado” y se sumaran a ese pacto.

Deja un comentario