Política y Sociedad A pesar del rechazo del movimiento animalista

Sociedades científicas defienden la investigación terapéutica con animales

Enma Sánchez, Miguel García Guerrero, Juan Lerma, Javier Guillén y Lluís Montoliu

La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), con la colaboración de la Asociación Europea de Investigación Animal (EARA), ha presentado un documento consensuado en el que se considera imprescindible la investigación terapéutica con animales para el progreso de la Medicina y la lucha contra las enfermedades.

El Acuerdo de transparencia sobre el uso de animales en experimentación científica en España fue suscrito por numerosas entidades, como universidades, sociedades científicas, parques tecnológicos, centros de investigación y cuatro compañías farmacéuticas. Su principal misión, según se señaló en la presentación, es hacer más transparente la información entre la comunidad científica y la sociedad en general, incidiendo en las razones que existen para utilizar animales en investigación y los beneficios que se obtiene de ello; fundamentalmente, salvar vidas y mejorar la existencia de las personas.

Enma Sánchez

Enma Sánchez

Hacer participar al ciudadano

La directora de Comunicación de EARA, Emma Sánchez, estima que es necesario hacer partícipe al ciudadano en todas las facetas del progreso científico. Por esta razón, explicó, desde su institución se trabaja por una mayor difusión e información desde los centros de investigación a la población general. Como demuestra, por ejemplo, el manifiesto promovido por EARA el pasado mes de abril, que fue firmado por 24 instituciones investigadoras de Bélgica, así como con una experiencia similar en Italia: Research for Life.

Sánchez fijó como objetivo básico del acuerdo alcanzado en España la necesidad de convencer a las personas de que utilizar animales en experimentación es necesario, así como un cambio en la percepción actual sobre la materia. También aseguró que es imprescindible hacer un seguimiento sobre los progresos que se consigan en ese terreno, vigilando a las entidades firmantes. Razón por la que animó a todos los presentes a consultar la página de la organización, de cara a conocer los detalles del acuerdo alcanzado.

Miguel García Guerrero

Miguel García Guerrero

Supervisión desde el CSIC

El presidente del Comité de Ética del CSIC y de la Fundación CSIC, Miguel García Guerrero, explicó a Acta Sanitaria que su comisión supervisa los proyectos de investigación con animales que se realizan en los, aproximadamente, treinta institutos de investigación del consejo superior. Una vez que dicho comité de ética emite un informe favorable, tales estudios de investigación son remitidos a las comunidades autónomas para que cursen las autorizaciones preceptivas, si lo estiman oportuno, ya que es ese el nivel competencial que decide finalmente en cuestiones de investigación clínica.

Juan Lerma

Juan Lerma

Hacia las asociaciones de pacientes

El coordinador del grupo de trabajo sobre investigación con animales de la COSCE, Juan Lerma, defendió el documento como un texto con contenido y avisó a las entidades firmantes que serán expulsadas del acuerdo si EARE observara incumplimiento durante el seguimiento.

En cuanto al rechazo del documento por parte de algunas asociaciones animalistas (PACMA, Derecho Animal), Lerma estima que, aún respetando su postura, siempre es difícil acercar posiciones a interlocutores bastante inamovibles, aunque entre ellos distinguió los que son partidarios de igualar en derechos a los animales y las personas y aquellos otros colectivos que, razonablemente, reclaman extremar los cuidados con los animales objeto de experimentación.

Cada vez menos animales

Según datos del Ministerio español de Agricultura aportados por Lerma, en 2013 se utilizaron 924.000 animales en experimentación, principalmente roedores, número que disminuyó en un 20 por ciento en 2014. Una cifra reducida, aseguró, teniendo en cuenta que se sacrifican 41 millones de cerdos para consumo humano cada año y 700 millones de pollos. Añadió, asimismo, el dato de que los propios gatos domésticos matan cinco millones de animales silvestres a la semana en el Reino Unido.

Javier Guillén

Javier Guillén

Muchas autorizaciones

Como director para Europa y América de la Asociación Internacional para la Evaluación y Acreditación del Cuidado de Animales de Laboratorio (AAALAC), Javier Guillén detalló que los animales se utilizan principalmente para investigaciones en Oncología y Enfermedades Neurodegenerativas y que es residual su uso para productos cosméticos.

Guillén afirmó también que los comités de bioética supervisan las tablas de aplicación para el cálculo de animales a utilizar en cada investigación, por lo que es inaceptable que se utilicen especímenes de más o de menos. Por ejemplo, en un estudio a cinco años, los mismos animales pueden emplearse para varios fines, dentro de la misma investigación. En caso de precisar un mayor número de animales, hay que repetir la solicitud de autorización, aseguró.

Lluís Montoliu

Lluís Montoliu

Planteamientos serios

El investigador del CSIC y del CIBERER-ISCIII Lluís Montoliu (CSIC) considera que anteriormente existía pudor institucional sobre la experimentación animal y los entes evitaban hablar públicamente del tema. Sin embargo, como recordó, ya hay una directiva europea transpuesta a la legislación española. Se exige un plazo de cuatro meses para plantear la experimentación con animales, que es sometida a los comités pertinentes y, cuando el investigador empieza a trabajar con animales, ya dispone de todos los permisos.

En su caso Montoliu refirió que su trabajo con animales se realiza en enfermedades raras que suponen la única opción investigadora. Junto a esto, el ponente abogó por regirse siempre por el principio de transparencia y asignó a los investigadores, públicos y privados, la responsabilidad de transmitir a la sociedad los beneficios de investigar con modelos animales, quienes trabajan con ratas y conejos, fundamentalmente, para hacer avanzar la ciencia médica.

En cuanto a la irreductibilidad de algunas posturas de colectivos animalistas, el ponente expresó que son más los puntos que unen al colectivo investigador con estos colectivos, que los aspectos que los separan. Dentro de las 200.000 investigaciones que se realizan con animales, únicamente 20.000 utilizan los mismos animales para varios usos, afirmó. En cuanto a los perros, Montoliu aseguró que se utilizan muy pocos en investigación, extremando siempre los cuidados.

Deja un comentario