Galicia: de los 122 ingresados por gripe fallecidos, el 36,9% no estaba vacunado

— 14 Mar, 2017 - 6:25 pm

sergasLa Consejería de Sanidad de Galicia ha facilitado el informe final de la Campaña de Vacunación Antigripal 2016 y destaca que el número total de dosis administradas en la población gallega ascendió a 514.907, lo que supone 29.314 dosis más que en la campaña pasada. Del total de las dosis puestas, 370.540 corresponden al grupo de personas de 65 o más años, lo que supone casi que dos puntos más que en la campaña anterior, al pasar del 54,06% de 2015 al 56,03% del 2016. Y sorprende con el siguiente dato: hasta ahora, entre los ingresados con gripe fallecieron 122 personas; todos ellos tenían la vacuna indicada pero el 36,9% no la habían recibido. Asimismo, según se desprende de los datos, hasta el 5 de marzo se declararon 1.915 ingresos hospitalarios con gripe confirmada. De las personas ingresadas, el 6,9% necesitaron ingreso en UCI, el 92,3% tenían algún factor de riesgo para tener una gripe complicada, y el 43,3% no estaban vacunadas. Por los datos, han sufrido más la gripe los vacunados.

10 Comentarios

  1. ADR says:

    Si un 36,9 % de los fallecidos por gripe no estaban vacunados, eso quiere decir que un 63,1 % de los fallecidos sí habían sido vacunados.

    De los 1915 ingresos hospitalarios por gripe confirmada, el 43,3 % no estaban vacunados, lo que implica que el 56,7 % de los ingresos sí estaban vacunados.

    ¿Que conclusiones se obtienen de estos datos?

    Pues que ha habido más gravedad y más fallecimientos en los pacientes vacunados, lo cual parece llamativo, por no decir escandaloso.

    • ANGEL HERNANDEZ says:

      Titular absolutamente tendencioso y malintencionado.
      Es como esto: de cada 100 fallecidos en general, uno estaba en un bar bebiendo y 99 no. Conclusión: estar fuera del bar sin beber es más peligroso de estar dentro bebiendo.
      O esto: de cada 100 fallecidos en accidentes de tráfico, el 75% tenían el cinturón puesto y el 25% no. Conclusión: llevar el cinturón puesto es peor que no llevarlo.
      Un poco de seriedad. En el caso de la gripe, del comentario inicial (por cierto ¿quién lo firma?, ¿es anónimo?), la cuestión es cuál es el grupo poblacional de referencia (población general, crónicos complejos y pluripatológicos, etc.) y qué cobertura vacunal hay en ese grupo. O sea, hay que considerar cuántos estaban vacunados entre los que no ingresaron en el hospital. Si en la población de referencia, la tasa de vacunación es alta, es completamente lógico y esperable que entre los ingresados y los fallecidos también haya más vacunados.
      En la figura 1 de este artículo se explica bien: http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMcp1512870, aunque solo vale para el que quiera verlo
      Saludos

    • ADR says:

      Lo escandaloso es contextualizar estos datos con las revisiones Cochrane sobre la inefectividad de la vacuna de la gripe. De esta forma la noticia, aunque careza de rigor estadístico epidemiológico, ya no es tan tendenciosa ni malintencionada.

    • El 15 % de los conductores accidentados dieron positivo a alcohol o tenían exceso de velocidad. El 85 % no. De modo que para tener menos posibilidades de sufrir un accidente es preferible ir borracho y a 190 km/h.

    • Respalda el dato del alcohol y la velocidad con revisiones de la evidencia científica.

  2. el titular es tendencioso; quién se quede solo en él puede atribuir los fallecimientos a la no vacunación, cuando en realidad de la lectura completa del artículo se puede inferir lo contrario. el titular debería ser: la mortalidad en pacientes ingresados por gripe fue mayor en pacientes vacunados que en los no vacunados. pero eso crearía alarma e iría en contra de la industria y de los políticos. parece argumento de peso a favor de la falta de beneficios de la vacunación antigripal.

  3. Pepe López says:

    Hay otras formas de demostrar la relativa eficacia o no de la vacuna de la gripe. El titular puede entenderse pretencioso y dirigido porque no contiene la adecuada reflexión sobre los datos aportados por la propia Consejería, y es que la campaña de vacunación está dirigida a grupos de riesgo, comenzando por la edad mayor de 65 años, además de enfermedades de base que seguro no están tan presentes entre los no vacunados.

  4. consuelo méndez besada says:

    Pues los médicos lo que vemos es que fallecen más personas de edad y con pluripatología. La vacunación previene de gripes complicadas con otros procesos como las sobreinfecciones bacterianas. Bien es cierto que, hay pacientes que no aceptan la vacuna por los sintomas acompañantes al proceso en sí mismo de la vacunación ya que el sistema inmune inicia respuesta a veces mal tolerada. Personalmente, he visto más gripes en pacientes no vacunados y más precozmente. También este año he visto gripe en jóvenes que podrían ser gripe A, pero me he quedado con las ganas de saberlo porque en cartera de atención primaria no está contenplada la prueba diagnóstica.

  5. Ángel Hernández says:

    Repito comentario, ya que el anterior no ha sido publicado.
    El titular es muy tendencioso, y encierra una opinión prejuzgada del tema.
    Decir que vacunar de la gripe causa más ingresos y mortalidad, es como decir esto:
    – de cada 100 fallecidos en accidente de tráfico, el 75% (es un ejemplo, quizás cercano a la realidad) llevaba el cinturón puesto y el 25% no. Conclusión: llevar el cinturón puesto es más peligroso que no llevarlo.
    A ver, un poco de seriedad. La efectividad de la vacuna no se mide de esta forma. Recomiendo ver la figura 1 de este artículo para aclarar esto (http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMcp1512870).
    Habría que saber qué tipo de pacientes (población de referencia) son y ver en ese grupo poblacional cuál es la tasa de vacunación. Así podremos ver de los vacunados y no-vacunados, cuántos enfermaron y de estos cuantos fallecieron en cada grupo. Si en la población de referencia que se trate (la correspondiente a la noticia: pacientes seguramente crónicos complejos pluripatológicos) la tasa de vacunación es alta, es lógico y esperable que entre los hospitalizados y los fallecidos, también haya mayor proporción de vacunados.
    Evaluar estos aspectos de efectividad requiere mucho rigor.

Deja un comentario