Una denuncia judicial de Guillermo Sierra frena la estrategia de Sonia López para consolidar a Antonio Mora como director general del Icomem

Todo indica que la denuncia judicial presentada por Guillermo Sierra el pasado 27 de mayo para impedir que la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) pudiera ir a declarar en la demanda presentada por Antonio Mora por despido improcedente, como director general de la corporación (con una retribución de 150.000 euros al año), parece haber dado sus frutos y, de ahí, que el tal Mora, contratado personalmente por la presidenta, decidiera retirar la demanda, cuya vista estaba fijada para este jueves, 6 de junio, y se aviniera a pactar su continuidad como asesor de la junta directiva del Icomem con una retribución similar a la de un jefe de servicio. De haber ido a declarar la presidenta, no hubiera tenido más remedio que admitir que lo contrató y, por tanto, se hubiera producido un despido improcedente y el Icomem hubiera tenido que tragar con la imposición del personaje cuyos méritos se desconocen.

Deja un comentario