Un proyecto de investigación de la UE da esperanzas de unas fiestas más sanas

Entre las notas difundidas estos días por la Comisión Europea, recogemos esta en la que se cuenta que los investigadores europeos han registrado progresos en su búsqueda de una alternativa a la adición de dióxido de azufre al vino tinto y otros productos alimenticios, como los frutos secos, dando así esperanzas de unas futuras fiestas más saludables para millones de personas. El dióxido de azufre (SO2), que se etiqueta E220 en los paquetes de comida, se utiliza como conservante en determinados frutos secos y en la vinificación por ser una sustancia antimicrobiana y antioxidante. Las personas pueden tolerar en su mayoría una pequeña cantidad de SO2 en los alimentos que consumen, pero otras pueden sufrir reacciones alérgicas u otros efectos diferidos, como dolores de cabeza. La Unión Europea ha subvencionado el proyecto so2say, dirigido por el centro de investigación aplicada sin ánimo de lucro ttz Bremerhaven (Alemania), el cual cree haber identificado una combinación de dos extractos que puede sustituir al dióxido de azufre. En el Reino Unido, España y Alemania ya se han probado vinos con el nuevo aditivo y se consideran tan buenos como las botellas de referencia con contenido de azufre.

Deja un comentario