Nuevo ataque a la farmacia valenciana

Un tanto repuestos del anuncio del nuevo recorte impuesto, por decreto y con alevosía, los farmacéuticos valencianos, liderados por María Teresa Guardiola, han comenzado a estudiar las medidas defensivas contra la pretensión del gobierno autonómico de recortar 300 millones la factura de la prestación farmacéutica, pues consideran que lo anunciado no se ajusta a la normativa vigente y lo que puede ser más grave es que deberá crear una infraestructura (red paralela) para hacerlo realidad, con lo que el ahorro anunciado resulta más que dudoso. Lo que llama la atención es que se someta a tal incertidumbre a un colectivo al que, además, no se le está pagando los medicamentos dispensados con cargo a fondos públicos. A no ser que, al asumir la consejería la dispensación, lo que busque es dejar de pagar también a los laboratorios. De vergüenza.

Deja un comentario