No ponerse el traje de invierno el 1 de septiembre ayuda a combatir el síndrome postvacacional

El doctor José Antonio López, que en 1993 describió el síndrome postvacacional, lo considera como un precio más de nuestra civilización. Entre los consejos que facilita para combatirlo figura el no ponerse el traje del invierno el 1 de septiembre, ni bajar las persianas, ni hacer una vida invernal, pues aún quedan horas de luz. Según el especialista, algunos síntomas de este síndrome postvacacional, cuya duración “normal” sitúa en torno a una semana o diez días, son “Irritabilidad, dificultad a la hora de concebir el sueño, cansancio o una sensación de profunda apatía y tristeza”.

Deja un comentario