Así oculta Miguel García Alarilla las cuentas del Colegio de Médicos de Madrid

Miguel García Alarilla, después de haber asegurado que, en su etapa al frente del Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM), había saneado las cuentas de las institución, se niega a enseñarlas y las mantiene bajo siete llaves para evitar cualquier filtración. Para poder verlas, debe solicitarse permiso y acceder a las mismas acompañado por un abogado del Colegio, eso sí con la condición expresa de confidencialidad. Es decir, se ven pero no se tocan. O lo que es lo mismo, García Alarilla, el saneador contable, parece tener miedo a que, entre otros aspectos, conozca que, a pesar de haberse presupuestado algo más de 300.000 euros para el sistema de ventanilla única, al final se pagaron a Medigest 585.000 euros y la ventanilla no funciona. Asimismo, se podría conocer la indicación de la auditoría para que se cierre la Fundación del Colegio, a la que se destinan 220.000 euros y no genera ingreso alguno. O sobre las pérdidas derivadas de la gestión financiera. Se diría que García Alarilla quiere seguir al frente del ICOMEM para seguir ocultando datos.

Deja un comentario