Medidas de prevención para evitar el síndrome de la clase turista

— 25 Jul, 2017 - 6:35 pm

José A, Páramo

José A, Páramo

Con la llegada de los desplazamientos de verano y los viajes prolongados, la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) recuerda el riesgo que entraña padecer un episodio de tromboembolismo venoso (TEV) pues, de acuerdo a las estadísticas, cualquier viaje prolongado multiplica por 2-3 el riesgo de trombosis venosa, lo que se ha denominado coloquialmente como síndrome de la clase turista. La incidencia de trombosis “va a depender del tipo y duración del viaje y de determinados factores de riesgo individuales. Si bien clásicamente se atribuyó este síndrome a los viajes en avión, hoy sabemos que cualquier viaje prolongado también en coche o tren puede favorecer la trombosis”, explica el presidente de la SETH, el Dr. José Antonio Páramo. En palabras de José A. Páramo, “la asociación entre la trombosis venosa y un desplazamiento prolongado es más evidente en viajes superiores a cuatro horas y, sobre todo, en aquellos de 8-10 horas de duración”. La trombosis venosa tiene un comportamiento “algo imprevisible porque puede aparecer días o semanas después del viaje, pero también se han descrito casos de embolismo pulmonar inmediatamente tras la llegada al aeropuerto”.

 

 

Deja un comentario