Más eficacia para protestar

Los sanitarios con plaza de funcionarios van a perderla por decreto ley; otros tantos trabajadores del sector público tendrán que incrementar sus horas de trabajo, sin haber tenido una posibilidad de negociación; los nuevos recortes a la asistencia sanitaria para inmigrantes enfrentan a los facultativos con su código ético; varios dirigentes autonómicos se rebelan contra medidas en las que no han podido ni siquiera opinar. El recurso de los sindicatos a la protesta pública es un elemento más, pero mucha gente se pregunta si aunar estas fuerzas con medidas de otra índole sería más eficaz para la defensa de un sistema sanitario público en el que todos dicen creer.

Deja un comentario