Los “seca manos” de aire favorecen la contaminación bacteriana

Kimberly-Clark Professional ha difundido una información en la que se asegura que un secamanos de aire caliente es lo más parecido a someterse a una ducha de bacterias, según diferentes estudios. Los secadores de aire de alta velocidad y los de aire caliente albergan bacterias en su superficie y en los conductos de aire, que se extienden por el ambiente cuando se utilizan. Según un estudio realizado por la Universidad de Westminster, la opción más higiénica es el uso de toallitas de papel, que reducen la contaminación bacteriana en un 77%, mientras que los secamanos de aire de alta velocidad la incrementan en un 42% y los de aire caliente en un 254%. El estudio señala la paradoja de que “si usamos un seca manos de aire, lavarse las manos puede ser contraproducente, ya que aumentaremos su contaminación bacteriana”.

Deja un comentario