Los recortes en la sanidad madrileña pueden convertir a España en foco de inseguridad sanitaria

 

Al analizar los recortes que el gobierno de Madrid anuncia en asistencia sanitaria (y cuya tabla adjuntamos), el portavoz socialista en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid, José Manuel Freire, acusó a Esperanza Aguirre de estar frivolizando con la salud de los madrileños. Y es que, de acuerdo con los nuevos presupuestos de la Comunidad, peligra la actividad de algunos servicios hospitalarios como el laboratorio del Hospital de La Paz (le quitan el 93% de reactivos, con lo que es prácticamente imposible que funcione) o como son los servicios de oncología del Ramón y Cajal y del Clínico que sufren recortes “incompatibles con la actividad”. Asimismo, el diputado socialista puso de manifiesto que existían pacientes concretos, “con nombres y apellidos”, que no han recibido su medicación por tener su tarjeta caducada, que se retira el tratamiento a personas con trastorno de identidad de sexo y que, por primera vez en la historia, se quita una vacuna (VIH), que es efectiva, por razones que no son de seguridad. El profesor Rafael Nájera, que acompañó a Freire en esta rueda de prensa, explicó que interrumpir aunque sólo sea temporalmente esta vacuna repercute en el aumento de la carga viral, de la resistencia y de la transmisibilidad del virus (con las consiguientes consecuencias incluso para la vida del paciente), además de poder producir un aumento de las enfermedades llamadas oportunistas (derivadas de la bajada de defensas) cuya atención a la larga lleva asociado un gasto mayor.

 

Cuadro de recortes asistenciales

Deja un comentario