La sanidad, al igual que los mercados financieros, precisa de una cierta calma

Las informaciones sobre los posibles recortes en la asistencia sanitaria despiertan cada mañana a los españoles, sin que puedan calibrar su alcance, a falta de saber en qué consisten. Los ministros se suceden en declaraciones y la última, la titular de Sanidad, Ana Mato, aseguró el miércoles en el Congreso que la sanidad española “es insostenible”. Esto se parece cada vez más al juego de la prima de riesgo, difícil de entender, pero con impacto real en la vida de cada uno de los ciudadanos. Quizá sería más fácil explicar por qué hace falta reformar un sistema sanitario público con más de 30 años de existencia, y con nuevas necesidades financieras, para seguir consiguiendo los resultados en salud excelentes en España, sin necesidad de asustar al personal.

Deja un comentario