La independencia del Consejo General de Enfermería o el arte de ganarse enemigos

Durante la presentación de los estudios realizados últimamente por el Consejo General de Enfermería, uno sobre el mercado laboral de los enfermeros y el otro sobre la postura de los ciudadanos en relación con la asistencia sanitaria a los sin papeles, el presidente de los enfermeros, Máximo González Jurado, no dudó en confesar los problemas con que suele tropezar por culpa de la independencia con que llevan a cabo su tarea. Y es que, entre otros aspectos, anunció que estaban realizando un nuevo trabajo para determinar, como ya se ha hecho en Estados Unidos, si el número de enfermeras condiciona la calidad de la asistencia. El malestar que suelen generar sus trabajos, en unos y en otros, lleva en ocasiones hasta que le retiren el saludo.

Deja un comentario