La incapacidad de la ministra Mato y el silencio del presidente Rajoy provocan la orfandad del Sistema Nacional de Salud (SNS)

Resulta difícilmente explicable, y así lo advierten cada vez más los medios, que en medio del incendio en que está envuelta la sanidad pública española por los recortes y la conflictividad en la mayor parte del territorio, la práctica inactividad de la ministra de Sanidad, Ana Mato, y el silencio del presidente Rajoy. Sobre todo, ante las dispares reformas emprendidas por las Comunidades Autónomas, que han llegado a poner de acuerdo en la protesta a sectores profesionales que nunca antes reivindicaron juntos y entre los que se encuentran votantes, incluso, de los partidos que las ponen en marcha. Y de poco sirve a los políticos echar la culpa a manos negras sindicales o intereses partidistas. Porque son los ciudadanos los que empiezan a estar hartos de pagar cada vez más por sus medicinas, de perder sus centros de salud y sus urgencias o de no saber a ciencia cierta cómo funciona su nueva tarjeta sanitaria si viajan de una autonomía a otra. Aunque la ciudadanía asuma la situación de crisis, son muchas las explicaciones necesarias que se le están hurtando sobre las soluciones elegidas. Al Ministerio de Sanidad le compete la coordinación del SNS, aunque ya son muchas las voces que reclaman la intervención de la propia Presidencia del Gobierno para evitar un caos mayor.

Deja un comentario