La ilógica de la política parlamentaria

La Asamblea de Madrid, la cámara de representación de los madrileños, permite que la réplica política a una propuesta de la oposición empiece por ´una peineta` del portavoz de Sanidad del Grupo Popular, el médico y catedrático Francisco Javier Rodríguez, y acabe con una disculpa pública por insultos que, en nombre del Parlamento, tuvo que hacer su presidente, José Ignacio Echevarría, porque el parlamentario rechazó hacerlo. Se trataba solo de discutir una moción del PSOE, apoyada por el resto de los grupos de la oposición, para establecer nuevos mecanismos de acceso a la dirección de los centros sanitarios. La argumentación se apoyaba en experiencias previas y recomendaciones del propio Consejo General de Médicos; pero la postura popular para no apoyarla sólo se basó en ataques. Desde su escaño, el consejero Fernández Lasquetty sonreía al principio, con un ojo en su móvil. Pero sólo al principio. Es una lógica política que deja perplejo al ciudadano/votante.

Deja un comentario