La dieta mediterránea reduce un 30 por ciento el riesgo cardiovascular

La Fundación Española del Corazón ha sacado a la luz diversos estudios en los que se pone de manifiesto que mantener una dieta mediterránea rica en frutas, verduras, productos integrales y baja en grasas saturadas, reduce hasta un 70 por ciento el riesgo de volver a padecer una enfermedad cardíaca. De acuerdo con la nota difundida por la FEC, los ácidos grasos omega-3, que aportan el pescado azul, algunos frutos secos, las espinacas y la lechuga, tiene un papel importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, ya que contribuyen a reducir el colesterol y los triglicéridos.

Deja un comentario