La consejera andaluza y el taxista novato que la llevó al país de la fantasía

— 5 Jun, 2014 - 7:37 pm

La Consejera  andaluza del ramo, en un momento de su intervención

La Consejera andaluza del ramo, en un momento de su intervención

La consejera de Igualdad, Salud y  Políticas Sociales de la Junta de Andalucía llegó  muy sonriente a la sala donde le esperaba el presidente de la RANM, Joaquín Poch, y otras personalidades. Y ya con sonrisa tan abierta, que contrastaba con la vetustez de la institución, comentó: “me ha tenido que tocar seguramente el único taxista novato de Madrid. Resulta que era su primer día en el taxi y le he tenido que explicar hasta como funciona el GPS. Al final  hasta he tenido que consolar al muchacho…” El carácter de la consejera fue puesto a prueba en diversas ocasiones. Además de contestar a todos y por su nombre en el turno de preguntas hizo alusión a su carácter proclive al consenso cuando algunos académicos dieron a entender que su “precioso e idílico discurso” se correspondía más al cuento de la consejera en el país de la sanidad de las maravillas que a la realidad. Eso sí, expuesto con tanta prosopopeya que  podía  ser entendido como una alabanza para unos oídos ingenuos… Entre las numerosas personas que quisieron preguntar a la consejera Sánchez Rubio, estaba el anterior presidente de la RANM, Manuel Díaz Rubio, quien pese a ser uno de los primeros en levantar el brazo para exponer su cuestión, no le era dado el turno. Finalmente refunfuñó  en voz alta, con un “nada, que no me quiere dar el turno (refiriéndose a su sucesor, Poch), ante lo que inmediatamente le pusieron un micro en la mano y pudo expresarse.

Deja un comentario