La Asociación de Inspección de Servicios Sanitarios de Madrid, AISSMa, y el visado para ‘dabigatrán’

La Asociación de Inspección de Servicios Sanitarios de Madrid, AISSMA, en un pequeño análisis publicado en su web, pone de manifiesto cómo, por falta de claridad en las indicaciones de los responsables de la política sanitaria, puede producirse un cambio de tratamiento, por supuesto hacie un nuevo medicamento mucho más caro y para indicaciones no aprobadas expresamente. Es cierto que, en esta época de recortes, la inspección lo hace con ánimo de advertir que se puede estar gastando el dinero inútil y contraproducentemente. Y lo hace a cuento del recientemente aprobado ‘dabigatrán’, sometido a visado de inspección. Pues bien, en los primeros veinte días tras su aprobación, de los 21 casos analizados en un distrito, sólo se pudieron autorizar dos; y se advirtió que no pudo validarse ninguno de los cinco casos de fibrilación auricular no valvular que ya estaban siendo tratados con anterioridad a la aprobación legal para esta indicación. De ahí que, para evitar dudas y gastos, la AISSMA decidiera diseñar un modelo de informe para la prescripción de este nuevo fármaco pues, incluso, consideró ‘criticable por insuficiente, incluso poco transparente’, la información publicada por la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad. Y es que la AISSMA teme una posible generalización de un fármaco más caro, el dabigatrán (1.197 euros por año de tratamiento), frente a los 50 euros del acenocumarol. 

Deja un comentario