El Gobierno facilita que algunas unidades móviles de urgencias se puedan quedar sin médico

 

La Federación de Servicios Sanitarios y Sociosanitarios de CCOO en el País Valencia ha manifestado su preocupación por lo que pueda suceder con las 700 personas que trabajan en las 45 bases operativas del SAMU después de que el Consejo de Ministros del pasado viernes hubiera aprobado un Real Decreto por el que se modifica la actual normativa que fijaba en médico, enfermera y conductor la dotación mínima exigible para el personal de las unidades que prestan soporte vital avanzado. En la nueva regulación, fruto de la política de recortes que está sufriendo la sanidad pública, se establece para las ambulancias de clase C (las que van a prestar soporte vital avanzado) una dotación mínima de conductor y enfermera. Sólo cuando la asistencia lo requiera, se podrá contar con un médico; además, en ningún momento consta en qué condiciones se requerirá su presencia. Asimismo, mientras que, por un lado, se reducen determinadas exigencias cuantitativas en materia de personal, por otro, se aumentan los requisitos técnicos de los vehículos (dispositivo de localización GPS y de transmisión de datos en ambulancias asistenciales), y del conductor, que deberá estar en posesión del título de formación profesional de técnico en emergencias sanitarias.

Deja un comentario