El dudoso ejemplo del ministro Romay en la fijación de precios de los medicamentos

En pleno debate sobre las subastas de medicamentos en Andalucía, a la que por los fines no tienen nada que emular las centrales de compras de fármacos propugnadas por el gobierno central, no se entiende muy bien por qué desde las altas esferas del Ministerio de Sanidad se preguntan sobre cómo se fija el precio de los fármacos, algo que podría responder su mentor espiritual, José Manuel Romay, que fuera ministro de Sanidad y actualmente es el presidente del Consejo de Estado, pues en su etapa en el ministerio se produjo un hecho desconocido en los anales del sistema de fijación de precios: convocar un 30 de diciembre una comisión interministerial de precios para fijar tan sólo el de dos productos, uno de ellos el célebre Vioxx del que, en contra de lo normal en tales reuniones, no se tocó una sola coma del precio pedido por el laboratorio. Bien es verdad que éste se comprometió a devolver determinadas cantidades si superaba un número fijado de precios, cosa que consiguió, aunque para la devolución de las cantidades pactadas hubo que recurrir a los tribunales.

Deja un comentario