El consumo moderado de cerveza puede mejorar la función cardíaca global tras sufrir un infarto

El Centro de Información Cerveza y Salud, en colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Tarragona (COFT), presentó un estudio, “Efectos protectores de la cerveza en el sistema cardiovascular”, publicado en Basic Research in Cardiology, referente internacional en investigación cardiovascular y en el que se pone de manifiesto que el consumo moderado de cerveza, tanto tradicional como sin alcohol, favorece la fibrosis reparativa en el corazón dañado, lo que deriva en un menor tamaño de la cicatriz y una mejora en el funcionamiento cardíaco global. El estudio concluye que la ingesta moderada de cerveza puede mejorar el perfil lipídico, aumentar la calidad de las partículas de HDL (colesterol bueno o cardiosaludable) y reducir el estrés oxidativo sin que exista alteración de la masa corporal.

Deja un comentario