El consejero Sánchez Martos pasa de la Comisión de Sanidad de la Asamblea

— 23 Dic, 2015 - 5:39 pm

Jesús Sánchez Martos

Jesús Sánchez Martos

En una actitud poco comprensible en una democracia, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el comunicador Jesús Sánchez Martos, decidió no acudir este martes a la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid en donde debería haber respondido a una pregunta del Grupo Socialista sobre los nombramientos en el Consejo de Administración del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) e, incluso, sobre las razones que habían motivado la reestructuración de este consejo. Y como tampoco envió al viceconsejero y vicepresidente del Consejo de Administración del Sermas, el portavoz socialista decidió retirar la pregunta para presentarla en el Pleno de la Asamblea. Entre los nombramientos que no se entienden figura la inclusión en la lista de consejeros al presidente regional de ópticos.optometristas (cuando el Sermas no da gafas), o al decano de podólogos (el sistema no tiene Podología), o a quien presenta como catedrátrico de Farmacología de la UCM, cuando solo es catedrático de la Escuela de Enfermería. Aparte los nombramientos, lo que llama la atención es que el consejero de Sanidad entienda que sólo tiene que rendir cuentas a quien le ha nombrado (y suponemos que a Dios) y no ante quienes eligen a los gobernantes. Esto último es democracia, lo otro servilismo o despotismo. Sobre todo cuando ignora hasta las normas establecidas para los nombramientos en dicho consejo, como ha sucedido con la designación de la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid.

1 Comentario

  1. Así ha sucedido en otras ocasiones y, de hecho, aún sucede con otros nombramientos. Supongo que en esta ocasión, son más que nunca puestos de confianza, no puede ser de otro modo.
    Espero una actitud coherente cuando se reforme el actual sistema de nombramientos en los hospitales de forma que, desde el gerente a las supervisoras, se terminen las designaciones a dedo y se adjudiquen dichos puestos por los principios de “mérito capacidad e igualdad”.
    Los resultados de un “sistema piramidal de confianza” son tan imprevisibles como desastrosos a gran escala.

Deja un comentario