Ciudadanos rehenes de la acción política

Los ciudadanos que viven en Cataluña han estado pagando durante casi siete meses un euro por cada una de sus recetas en la farmacia; los madrileños, 29 días. Ambas tasas han sido suspendidos temporalmente por el Tribunal Constitucional, a instancias de un recurso del Gobierno. Las Administraciones autonómicas dejarán de recaudar por este concepto, pero los ciudadanos difícilmente recuperarán este gasto, un gasto perdido en el laberinto de justificaciones administrativas para conseguir ingresos en tiempos de insuficiencia financiera. El Alto Tribunal puede tardar años en pronunciarse sobre el fondo de esta cuestión, y más, si todas las discrepancias políticas actuales no tienen otro recurso que acudir a la Justicia en busca de soluciones. Los fallos de estas instancias, celebrados por unos y asumidos en rigurosa legalidad por otros, apenas consuelan a quienes han pagado ya sus consecuencias. Estaría bien conocer las reglas del juego hoy y, si las que tenemos no valen para convivir, pensar en cambiarlas. Para eso. Para convivir.

Deja un comentario