Cataluña convierte el cierre patronal de las farmacias en una huelga de farmacéuticos

No deja de sorprender que el Departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña, el que dirige Boi Ruiz, ante el cierre patronal anunciado por los farmacéuticos propietarios de las oficina de farmacia, se les haya impuesto unos servicios mínimos como si fueran asalariados que van a la huelga. De ser así, Boi Ruiz debería reconocerlos el título de funcionarios y abonarles mensualmente su retribución. Cosas veredes. 

Deja un comentario