Adaptar la dieta a la estructura genética, futura alternativa en prevención cardiovascular

En la prolífica actividad de la Fundación Española del Corazón (FEC), hoy nos deleita contando que, según recientes datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad representan ya el quinto factor principal de riesgo de defunción en todo el mundo, pues es el que está peor controlado. Ante estas cifras, la FEC ha decidido dar a conocer el rol que la nutrigenómica, o “nutrición personalizada”, desempeña en el campo de la prevención cardiovascular, ya que son diversas las investigaciones que demuestran que su progreso en el futuro permitirá prevenir y curar el desarrollo de algunas de las enfermedades más comunes. La nutrigenómica analiza cómo influyen los distintos nutrientes que ingerimos en el genoma humano. Así, se ha demostrado que nuestros hábitos nutricionales afectan a la expresión de nuestros genes y a la estructura de nuestro epigenoma, lo que a su vez incide en nuestra predisposición de desarrollar alguna de las enfermedades más comunes (enfermedad cardiovascular, cáncer,) y a nuestra forma natural de modular más eficazmente ese riesgo.

Deja un comentario